Ante la magnitud de la movilización, Macron reafirma su «determinación»

El cara a cara entre Emmanuel Macron y la calle, que las autoridades querían evitar a toda costa, se exhibió en «Pantalla dividida» en las pantallas de televisión el jueves 19 de enero. De un lado, la Place de la République de París, negra de manifestantes contra el proyecto de reforma de las pensiones. Al otro, el Jefe de Estado, todo sonrisas, tras un escritorio, desde Barcelona donde acaba de firmar el tratado de amistad franco-española con su homólogo, Pedro Sánchez. Mil kilómetros lo separan del enfado social, pero en momentos en que se pone en marcha el desfile parisino, tras los de las ciudades de todo el país, el presidente de la República acusa el golpe.

En directo : Huelga del 19 de enero: Dussopt reconoce una movilización “significativa”; los sindicatos se reúnen el 31 de enero

Las procesiones se engrosan en las calles, a pesar del frío penetrante, hasta superar el umbral simbólico y tan temido del millón de manifestantes: 1,12 millones, según el Ministerio del Interior, incluidos 80.000 en París. «Más de 2 millones», según Philippe Martínez, secretario general de la CGT. La movilización social más fuerte desde la elección de Emmanuel Macron.

Un desaire al Jefe de Estado que ha hecho de esta reforma una prueba para determinar su capacidad, o no, para seguir transformando el país. “Las opiniones deben poder expresarse, es el principio mismo de una democracia”, matizó por primera vez desde el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Luego, desconociendo la línea marcada por su gobierno para evitar golpes en la barbilla, el Jefe de Estado recuerda que la democracia también implica respetar la legitimidad electoral. No importa cuán grande sea la disputa, “tenemos que hacer esta reforma”él dice: “Dije las cosas claras durante la campaña [présidentielle]. »

¿Qué pasa si algunos de sus votantes la han designado para bloquear al candidato de extrema derecha? “Me parece que me opuse a Marine Le Pen porque los franceses me eligieron para estar en la segunda vuelta. “Eso no quiere decir que toda la gente que votó por el tuyo verdaderamente en la segunda vuelta [approuvent]. Es el principio de una segunda vuelta, es tan antiguo como la democracia. Pero también hubo una primera vuelta que me puso en cabeza, insiste el presidente de la República. No podemos pretender que no hubo elecciones hace unos meses. »

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Reforma de pensiones: 1,12 millones de manifestantes en la calle por el primer día de movilización

Supervisar el endurecimiento del desafío.

Este argumento denota declaraciones pasadas del Jefe de Estado. “Sé que muchos de nuestros compatriotas votaron por mí, no para apoyar las ideas que tengo, sino para bloquear las de la extrema derecha.dijo el presidente reelecto el 24 de abril de 2022. Soy consciente de que este voto me vincula para los años venideros. » Nueve meses después, lugar en el » determinación «, advierte desde España. El poder había tomado como referente la última gran manifestación de diciembre de 2019 contra la creación de un sistema de pensiones por puntos, esperando que la del jueves no superara los 800.000 manifestantes. De madrugada, en torno a Elisabeth Borne, nos regocijamos con un índice de huelga inferior al de entonces. Pero muy pronto, las cifras de Toulouse (36.000), Nantes (25.000) o Lyon (23.000), muchas ciudades medianas y pequeñas, dieron el puntapié ejecutivo.

Te queda el 51,09% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *