Arabia Saudí, un Eldorado que se convierte en pesadilla para los sirvientes ugandeses

El anuncio, el 23 de diciembre, de la suspensión del acuerdo bilateral sobre trabajadores migrantes entre Uganda y Arabia Saudita les había hecho temer que sus contratos fueran cancelados. Pero hasta ahora, decenas de jóvenes ugandeses con uniformes domésticos continúan marchando por el Aeropuerto Internacional de Entebbe todos los días, a pesar de las advertencias de numerosas organizaciones de derechos humanos.

Lea también: Del Líbano a Omán, la «esclavitud a la antigua» de las mujeres africanas empleadas como empleadas domésticas

Un año antes, Martha* era una de ellas. En el bullicioso centro de Nateete, un distrito ubicado al suroeste de Kampala, la vendedora de 21 años ha estado trabajando desde su regreso en una pequeña tienda de teléfonos. “Escuché historias de mujeres que ganan mucho en el Medio Oriente. Podían comprar un terreno o una tienda a su regreso, y un amigo me convenció para probar suerte”, recuerda ella. Tras obtener un contrato como empleada doméstica a través de una agencia de colocación, voló a Arabia Saudita en enero de 2022, por un salario de 900.000 chelines ugandeses al mes (unos 225 euros). Muy por encima de los ingresos de la mayoría de los ugandeses, el 42,2 % de los cuales vivía con menos de 2,15 dólares al día en 2019, según el Banco Mundial.

Pero una vez que llega a la casa de sus empleadores saudíes, el tan esperado El Dorado se convierte en una pesadilla. “Muchas veces cuando estaba limpiando, el padre de familia me agarraba a la fuerza, me tocaba el pecho y casi tuve que pelear porque me intentaba empujar a mi cuarto para violarme”, ella dice. Después de tres meses, Martha hace un informe a su agencia y pide mudarse a otra casa o ser repatriada a Uganda. “¡Simplemente me dijeron que sin pruebas de mis acusaciones, no podía irme! Y como le habían dado mi pasaporte a mis empleadores cuando llegué, me quedé atrapado sin mis papeles en esta casa. »

Durante varios meses, su familia trató por todos los medios de encontrar puntos en común con la agencia de empleo para romper el contrato de dos años y traer a la joven de regreso a Kampala. “La situación llegó a un punto crítico cuando renuncié a mi salario y pagamos 2,7 millones de chelines ugandeses [674 euros] a la familia saudí para comprar mi billete de avión», denuncia Martha, quien regresó a su país natal en octubre, seis meses después de su primer reporte.

“No hay red de seguridad”

Su caso es dolorosamente habitual en las oficinas de la asociación Rights for Maids, creada en 2020 para ayudar a las trabajadoras del hogar en apuros en Oriente Medio. “No hay red de seguridad una vez allí, lamenta Janepher Nabbumba, directora de la organización. Entonces hay muchos abusos: malos tratos, agresiones sexuales, exceso de trabajo, negativa a que los sirvientes accedan a la atención médica, impago de salarios…”.

La suspensión del acuerdo bilateral firmado en 2017, cuyo objetivo era aumentar la mano de obra ugandesa en Arabia Saudita, será efectiva después de sesenta días si no se llega a un compromiso entre las dos partes. Entre los puntos de negociación están el aumento de la remuneración de los trabajadores, la mejora de la seguridad social, pero sobre todo la creación de un comité técnico conjunto entre ambos países.

Leer también Siervos senegaleses en el extranjero: “¡un día comprendí que me habían vendido! »

“Se suponía que se implementaría con el acuerdo inicial, pero nunca sucedió. Podrá velar por que se respeten las condiciones de la sociedad y tratar directamente las situaciones difíciles”, asegura Aggrey David Kibenge, secretario permanente del Ministerio de Género, Trabajo y Desarrollo Social. Según la funcionaria, el gobierno ha decidido al mismo tiempo reforzar la embajada en Riyadh, con agregados destinados a gestionar los asuntos relacionados con las trabajadoras del hogar.

Un primer paso para Rights for Maids, pero la asociación aboga por medidas que nos permitan ir más allá. Entre ellas, la transición a contratos renovables de un año -en lugar de dos-, para evitar que se prolonguen situaciones de peligro, o incluso el respeto al derecho a ser tratado, a tener un tiempo libre digno y a comunicarse con su familia. “También es absolutamente necesario que los trabajadores mantengan en posesión de su pasaporte”, enfatiza Janepher Nabbumba.

Más de 120.000 salidas en 2022

Se denuncian periódicamente casos de violencia doméstica. En agosto pasado, se organizó una manifestación frente a la embajada de Arabia Saudita en apoyo a la familia de una joven sirvienta que murió dos meses antes después de haber advertido contra la brutalidad de sus empleadores. Sin embargo, las salidas al reino, primer destino de los trabajadores ugandeses en Oriente Medio, se han multiplicado por diez en cinco años, pasando de unas 12.000 en 2018 a más de 120.000 en 2022, según las autoridades ugandesas.

Boletin informativo

“El mundo de África”

Todos los sábados, encuentre una semana de noticias y debates, por la redacción de «Monde Afrique»

Inscribirse

“Es una industria muy importante para el país. Por las sumas entregadas por los trabajadores a sus familias, pero también por los ingresos señalados por el Estado sobre la fabricación de pasaportes o el pago de las licencias de las agencias de colocación”, asegura Aggrey David Kibenge. Las autoridades estiman que en 2021, el Estado recibió más de 42.000 millones de chelines ugandeses (casi 10,5 millones de euros) por el envío de trabajadores a Oriente Medio. “Al pasar por agencias con licencia, los riesgos [de mauvais traitements] se minimizan, porque podemos seguir el viaje de los migrantes”, justifica el secretario permanente del Ministerio del Trabajo. Un discurso que hace temblar a Martha. “Una vez allí, nos quedamos solos para enfrentar nuestros problemas”, ella suspira

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Marruecos, el calvario de las trabajadoras domésticas indígenas: “¿Por qué estás sentada? ¡Tenemos que hacer eso! »

A pocos kilómetros, en el barrio obrero de Bunamwaya, Anita* también regresa de Arabia Saudí tras romper su contrato. “Incluso trabajé de noche y temprano en la mañana, ni siquiera tuve tiempo de dormir cuando Madame me despertó para lavarme la ropa u otras tareas. ella dice. Ella me insultó. Uno de sus hijos me golpeó. » La mujer de 22 años cambió de casa varias veces, antes de un accidente en las escaleras que la llevaron al hospital, y luego de regreso a Uganda. No se le pagó ningún salario durante los seis meses que estuvo allí.

Sin embargo, Anita ya se está preparando para partir. «¿Que más puedo hacer?» », se pregunta la joven madre, ansiosa por poder suplir las necesidades de su hija de 2 años: « Aquí no hay trabajo, así que solo puedo aprovechar mi oportunidad y rezar para que esta vez trabaje por una familia mejor. »

*Los nombres han sido cambiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *