Así utilizarán los supermercados la rebaja del IVA en los productos básicos | Economía

Imagen de un supermercado.

«El elenco va a sostener que hacer un esfuerzo operativo extraordinario para actualizar los nuevos precios, pero lo vamos a hacer como actuamos en lo peor de la pandemia o en filomene, para hacer lo mejor para la sociedad”, explica Ignacio García Magarzo, director general de Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercado). La decisión del Gobierno de dejar exentos de IVA los alimentos de primera necesidad y de rebajar a la mitad, del 10% al 5%, el IVA del aceite y la pasta supone una devolución para los supermercados. “Hubiera sido mejor conocer antes la medida para poder actuar con más tiempo”, añade. García Magarzo representa a un grupo de supermercados y distribuidores de alimentación en España que cuenta con 322.066 trabajadores y un total de más de 19.000 inquilinos. “Esta medida de bajada de impuestos va en la dirección que defenderíamos”, asegura.

La decisión del Gobierno de rebajar el IVA a los alimentos básicos de azúcar al próximo 1 de enero busca paliar el incremento del precio especialmente acusado de productos como el, la harina o el aceite, que está convirtiendo la cesta de la compra en una losa insostenible para los hogares más vulnerables. “Este incremento del precio, que se explica principalmente por el impacto de la guerra sobrio candado de suministro y producción global y por el aumento del precio anterior de la energía, es especialmente relevante en los alimentos, existiendo productos de primera necesidad, como la harina , la mantequilla o el azúcar que han experimentado incrementos cercanos al 40 % interanual”, explica el Ejecutivo en el real decreto ley con las medidas anticrisis publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Eso sí, la subida de los productos alimentarios en noviembre fue más del doble que la del IPC general: un 15,3% frente al 6,8%. Los productos que pasarán a tener un IVA del 0% —ya los que ahora aplican un 4%— son los que más llenan el carrito de la compra: pan, harinas panificables, leche animal (natural, certificada, pasterizada, concentrada, desnatada , esterilizada, UHT, evaporada y en polvo), quesos, huevos, frutas, legumbres, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales que mantengan la condición de productos naturales del agua con el Código Alimentario. Tanto este descuento comme la diminution del IVA al 5% para aceite y pasta estarán en vigordurante seis meses o hasta el 1 de mayo si la tasa interanual de la inflación subyacente —que no tiene en cuenta los precios de energía y alimentos frescos, los más volátiles— del mes de marzo cae tiene un nivel inferior al 5,5%. En noviembre estaba en el 6,3%.

Las asociaciones que representan al gran consumo (Aces, Aecoc, Anged, Asedas y Fiab) celebran la rebaja del IVA a los alimentos básicos. “Es una buena noticia que contribuirá a limitar el impacto de la inflación”, señalan. Pero considera que «se trata de una oportunidad perdida que se ha excluido artículos como el pescado, la carne o los yogures de esta rebaja del IVA, ya que los frescos products forman parte de la cesta básica de los consumidores y son además esenciales en la dieta mediterránea», argumentan a través de un comunicado. Además, las asociaciones «lamentan que, junto a las medidas de ayuda a los hogares, no se hayan aprobado iniciativas para evitar nuevos sobrecostes a las empresas». Y reclaman el aplazamiento del nuevo impuesto al plástico que se pondrá en marcha el próximo año.

Lo cierto es que la rebaja del IVA de los alimentos básicos supone un desafío para los supermercados, que tienen que actualizar sus sistemas informáticos para recoger los cambios. Fuentes del sector explican que los grandes grupos no suelen tener grandes problemas como el nivel tecnológico, pero si se reetiquetan con las referencias con los nuevos precios con los nuevos precios de IVA del 0% o del 5%. Recuerdan que no hay un precedente de un cambio de IVA con tan poco tiempo. Insiste en que quieres modificar unos 7.000 precios en cerca de 20.000 tiendas del sector. “Mucha gente va a tener que estar trabajando en Nochevieja”, auguró un empleado de una cadena de supermercados. Otra fuente desvela que las grandes candados llegaron a pedir al Gobierno que la medida entrara en vigor una semana más tarde para poder actualizar las referencias con más tiempo.

Seguimiento de precios

El sector también lamentó que los pongan en duda sobrios si incorporaran la rebaja del IVA a los productos o llevaran a márgenes para ganar más dinero. «Se ha encarecido la materia prima, la energía, los combustibles y los fletes», defienden fuentes del sector. La industria, argumentó, ha tenido precios más o menos estables pendientes los últimos 20 años y con esta crisis ha tenido que repercutir la subida de algunos productos”, mostró al tiempo que destaca la gran competencia que hay en España. “Esto”, agregó, “no es como Portugal, donde prácticamente el mercado se lo reparten dos operadores. Aquí hay más competencia”, defiende ante la intención de Unidas Podemos de impulsar un impuesto sobre las ventas de los supermercados.

El deja claro que la reducción del tipo debe beneficiar «integramente» al consumidor, sin que esta «pueda dedicarse total o parcialmente a incrementar el margen de beneficio empresarial con el consiguiente aumento de los precios en la cadena de producción, distribución o consumo de les productos”.

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, insistió en su miércoles en una entrevista en que habrá vigilancia y sanciones a la distribución si no traslada la rebaja del IVA a los precios, aunque el decreto no aclara de qué tipo. «Confío en que el sector, que además es muy consciente de que tiene una responsabilidad especial en este momento, colabore y transmita esta bajada de los precios, que va a notarse inmediatamente en los bolsillos de las familias españolas. Si no, la CNMC atenderá una indicación muy clara de vigilarlo y habrá sanciones si no se cumple”, ha anunciado en TVE.

El Ministro de Agricultura, Luis Planas, también dijo que el Gobierno estaba vigilante para evitar que la industria usara la rebaja de impuestos para sufrir sus márgenes. «El sector agroalimentario y la distribución han dicho y se han comprometido a trasladarlo al precio final del consumidor. Confiamos en la palabra del sector, pero vamos a estar justicias de que así sea. sea reflejándolo en el tic de la compra o en los propios espacios, señalando cuál es el precio antiguo o el nuevo del 1 de enero”, ha asegurado en Antena 3.

Varios de los productos que se benefician de la rebaja del IVA se verán reducidos en un máximo del 15% de la subida media de los precios de los alimentos. En noviembre, según los últimos datos disponibles del INE, el precio del petróleo repuntó un 26% respecto al mismo mes del año anterior; hasta un 56% el resto de aceites. En el caso de las harinas y otros cereales, la subida ha sido de casi el 38%, del 31% la leche, del 27% los huevos. La pasta estaba encareció un 21,5% y cerca de un 20% las patatas, el queso y los demás lácteos. Aumentos menos intensos, pero aun así elevados, los han experimentado el pan (14,9 %), las legumbres y hortalizas frescas y secas o procesadas (en torno al 14 %, un 24 % las congeladas), y las frutas frescas (9 %) .

La rebaja del IVA alimentario también pretende compensar el impacto que la supresión de la bonificación al fuel pueda tener en la evolución de los precios. El descuento de 20 céntimos en gasóleo y gasolina, del que todos los conductores se beneficiaron desde la pasada primavera, contribuyó a aumentar el repunte del índice de precios al consumo, pero quedará ahora limitado al uso profesional. Así, el Gobierno confía en que una eventual subida de la inflación causada por su desaparición pueda ser neutralizada por el abaratamiento de la cesta de la compra.

EL PAÍS de la mañana

Despiertate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECIBELO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *