¿Cómo será la nueva selectividad?

  • Las pruebas de acceso a la universidad, más acordes con el modelo competente de la ley educativa, cambiarán de junio de 2024 y se transformarán completamente en el año 2028

El Ministerio de Educación, las comunidades autónomas y los rectores de las universidades llevan meses reuniéndose y trabajando para elaborar el decreto que regulará la nueva selectividad, una prueba que debe ser acorde con el modelo competente y menos impuesto memorístico para todas las etapas educativas, bachillerato incluido, en la ley actual (Lomloe). Lo que se busca es que los futuros universitarios piensen, comparen y redacten más. Ningún examen será más difícil. Pero tan diferente. Al menos, diferente a lo que está haciendo en muchas autonomías porque Catalunya ya lleva un tiempo aplicando el modelo más competente.

La futura y remodelada selectividad -que no se implantará completamente hasta junio de 2028- no está incluida en el orden del día de la conferencia de la industria de educación que se ha celebrado esta tarde entre el Gobierno y las consejerías. Pero ha salido -y bombareado- en el debate porque es un asunto complejo y espinoso.

Las comunidades gobernadas por el PP han requerido una selectividad única en toda España. El ministerio, sin embargo, no lo admito. “Una prueba única no es posible desde el punto de vista legal. Tampoco es necesario”, explicó el secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar.

Madrid llegó a pedir hace tiempo dos tipos de exámenes: uno para los futuros universitarios queden en su comunidad de residente y otra para los que apuesten por matricularse en una facultad de fuera de su autonomía. La petición está quedo en un papel mojado. Lo que sí baraja el Gobierno es la posibilidad de que la selectividad sea más hoy homologado en España, tanto en los criterios de elaboración como en los de evaluación.

La nueva selectividad no se implantará totalmente hasta junio 2028, un año más tarde de lo previsto inicialmente. El objetivo es tener más tiempo para dialogar y alcanzar consensos y también para asentar en las aulas la Lomloe, que ha entrado en vigor este año en los cursos impares y el que viene lo hace en los pares.

Hasta 2028, la selectividad experimentará cambios. Pero serán paulatinos y comenzarán en el curso 2023-24. Ese año, los estudiantes titulados en bachillerato que quieran acceder a un título superior tendrán que superar unos críticas similares pero no idénticas a los de ahora. El modelo competente se deslizará en las pruebas con el objetivo de que los alumnos y las alumnas discurran más y sean más creativos. En un principio, se barajó la idea de hacer pruebas tipo test, pero fracasó.

El modelo competente Implica aplicar lo que se ha aprendido a una situación nueva. El doctor en Biologie y especialista en neuroeducación David Bueno, que lleva 12 años participando en los equipos de docentes universitarios y de institutos que redactan los sámenes de selection en Catalunya en la rama de biology, explicaba a EL PERIÓDICO el pasado mes de junio un ejemplo de pregunta competente: «Teniendo en cuenta que las mitocondrias son órganos encargados de suministro de energía, una pregunta clásica sería: «Mitocondrias: estructura y función». Por contra, una competente sería: «Se ha descubierto un nuevo gusano en el mar Egeo sin mitocondrias. ¿De dónde pueden sacar la energía estos gusanos?»

El profesor Bueno, al igual que el catedrático de Periodismo en la Carlos III carlos elias y la profesora titular de Matemática aplicada en la Universidad de Sevilla y divulgadora clara grimaaseguran que la selectividad de ahora no se descubre el talento de los alumnos y solo se valora un contenido memorístico.

noticias relacionadas

La futura selectividad recibirá el número técnico de prueba de madurez Porque así viene recogido textualmente en el articulado la Lomloe. Eso es lo que medirá, precisamente: la madurez académica de los aspirantes a realizar estudios superiores.

El computo de la nota seguira como hasta ahora. La EVAU asumirá un 40% y el bachillerato, un 60%. De este 40% de selectividad, un 60% corresponderá a la prueba de madurez (los exámenes de las asignatures comunes, como inglés o historia) y el 40% restante dependerá de la prueba de modalidad (las asignatures de las especialidades de cada bachillerato). Fuentes del ministerio están convencidas de que el nuevo modelo – que se irá probando en exams piloton – no implicará a arrepentimiento repunte de suspensos en selectividad, une prueba que, hasta ahora, cuenta con une nivel altísimo de aprobados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *