Defensa para identificar a los soldados de una especie de prostituta en el barrio del Bruc | Cataluña

El Ejército ha identificado a «al menos» dos de los organizadores de la rifa del cuartel del Bruc à Barcelona cuyo premio iba a ser los servicios de una prostituta. Este sorteo interno lo pretendía celebrar cerca de setenta militares pero quedó paralizado cuando salió a la luz, en el diario Guacamayo. Fue entonces cuando el Ejército abrió una investigación interna para esclarecer los hechos. Dos militares de alta graduación han sido los que han realizado entrevistas a todos y cada uno de los implicados y han enviado un informe al Ministerio de Defensa donde además de los dos organizadores detallan el número de personas que pretendían participar en la rifa de la «Dama de Compañía» (tal y como habían bautizado a los militares implicados al sorteo). La ministra de Defensa, Margarita Robles, apuntó hace tres semanas que los responsables de la rifa deben ser expulsionados de las Fuerzas Armadas. Fuentes cercanas al Bruc aseguran que , «independientemente del castigo militar», ahora el Ministerio de Defensa derivará a Fiscalía el informe para aclarar si existió algún tipo de lito en la actuación de los militares.

El pasado 7 de diciembre, dos militares del Ejército de Tierra propusieron en un grupo de WhatsApp al restaurante de integrantes participando en una rifa para pasar un rato con una prostituta el día de la Purísima con el objetivo de recaudar dinero para las fiestas de la compañía. En este chat privado compararás fotos de la prostituta y los servicios que ofrece, y también encontrarás un cartel en la cantina del cuartel anunciando el sorto de los servicios sexuales de la joven.

«Esas personas tienen que estar fuera de las Fuerzas Armadas», sostuvo al conocer los hechos Robles tras recordar que el Ejército de Tierra ya ha abierto una investigación interna para esclarecer lo sucedido e identificar a sus responsables, además de poner el asunto en conocimiento de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La ley del Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, de 2014, tipifica como falta muy grave «realizar, ordenar o tolerar actos qu’afecten a la libertad sexual de las personas». Las faltas muy graves pueden ser castigadas, entre otras sanciones, con la “separación del servicio” (pérdida de la condición de militar para los militares profesionales) o la “resolución de compromiso” (rescisión del contrato para los militares temporales); en ambos casos sin posibilidad de reingresar. La única autoridad con capacidad para expulsar a militar de las Fuerzas Armadas es la propia ministra de Defensa.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook allí Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal

Lo que más afecta es lo que succede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscribir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *