Del tren al coche, el sector del transporte apuesta por el camino del bien común

Analizar. El gobierno tiene algunos meses para definir sus prioridades de infraestructura de transporte para los próximos cinco a diez años. Incluso sería necesario, idealmente, tener visibilidad sobre cuatro quinquenios, para estimar el informe que el Consejo de Orientación de Infraestructuras (COI) está a punto de presentar al Primer Ministro. Ya parece tomar forma una forma de consenso a través de este documento: la prioridad se dirige a la inversión en ferrocarril para poner fin al envejecimiento de la red francesa y dotarla de los medios para hacerse cargo de una mayor parte del transporte de personas. y bienes El tren simboliza así la esperanza puesta en el transporte público para lograr reducir las emisiones de carbono del sector. ¡Una proyección que es en parte un espejismo!

Lea también la columna: Artículo reservado para nuestros suscriptores “Descarbonizar la movilidad es un gran desafío”

“El transporte público representa el 80% de las conferencias e informes, pero solo del 10% al 20% de la movilidad”, recuerda el economista Yves Crozet, profesor emérito de Sciences Po Lyon, que acaba de escribir una nota titulada «Compromisos climáticos y movilidad: en busca del bien común», para la asociación TDIE, que reúne a todos los actores, públicos y privados, interesados ​​en modos de transporte. El experto señala que, en los últimos quince años, a pesar de las nuevas líneas, la cuota de mercado ferroviario solo ha disminuido 1 punto (del 10% al 11%) para los viajeros. Por el lado de los bienes, incluso cayó 2 puntos (del 10% al 8%). El gasto público en transporte público choca con lo que los economistas llaman «Rendimientos decrecientes» : en Europa, la red de líneas de alta velocidad se ha triplicado en número de kilómetros, pero el tráfico solo se ha duplicado. Porque las últimas líneas o extensiones no son necesarias.

Por ello, es fundamental interesarse por la movilidad por carretera, que representa entre el 75% y el 85% de los usos, y no sólo fijándose el objetivo de electrificar el parque de vehículos. “Para 2030, la renovación de esto será modesta”, advierte Yves Crozet, porque los coches eléctricos son más caros. De hecho, en 2022, las matriculaciones en Francia cayeron aún más, un 7,8 %. La cantidad de kilómetros recorridos per cápita cada año alcanzó su punto máximo a principios de la década de 2000 y se ha estabilizado desde entonces.

“Comportamientos orientadores”

“Llegó el momento de hacernos la pregunta con franqueza: ¿qué pasa con el derecho a la movilidad con un cambio climático que nos impone la sobriedad? », resume Philippe Duron, exdiputado (PS) y exalcalde de Caen, ahora copresidente de la asociación TDIE. ¿Se podría cuestionar el derecho a la movilidad, instalado por la ley LOTI de 1982, confirmado por la ley LOM de 2019? Para Yves Crozet, evaluará. Hasta ahora, las políticas públicas han tenido como objetivo fomentar y facilitar la movilidad. Ahora deben llevar gradualmente a los ciudadanos a considerarlos como un bien común, que debe ser salvado y preservado, y no como un derecho ilimitado.

Te queda el 47,91% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *