el código QR debería reemplazar gradualmente al código de barras

Activa más de diez mil millones de «bips» al día en todo el mundo en las cajas de las tiendas. Más de mil millones de referencias de productos llevan uno. Un símbolo del desarrollo del consumo masivo, el código de barras, que se escaneó por primera vez en la caja en junio de 1974 con un paquete de chicles Wrigley, ahora está siendo desplazado por los cambios en los patrones de consumo.

¿Su sustituto calentando en el banquillo? El código QR o Código de Respuesta Rápida, este cuadrado formado por pequeños pictogramas en blanco y negro, inventado por un ingeniero japonés en 1994, con el que los franceses se familiarizaron durante la crisis vinculada al Covid-19, que permite mostrar su pase sanitario o acceder a los menús de los restaurantes.

Para facilitar la circulación de bienes de consumo, 273 empresas (distribuidoras, fabricantes de alimentos, etc.) definieron, el 3 de abril de 1973, el código de barras como sistema de intercambio de información estandarizada, permitiendo, gestionarlo, una organización internacional sin fines de lucro regida por sus usuarios en todo el mundo, GS1. Hoy, 57.000 empresas en Francia, dos millones en todo el mundo en veinticinco sectores, pertenecen a esta federación, que cubre 150 países. Su objetivo: utilizar un lenguaje común reconocido mundialmente en todos los circuitos del comercio internacional.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Biometría, código QR, hologramas… En Internet pronto se olvidarán las contraseñas

También llamado código de numeración de artículos europeos (EAN), el código de barras es ante todo un medio para capturar la información contenida en los trece dígitos que se enumeran a continuación, que constituyen el número de identificación de un producto, su identidad. Los primeros dígitos representan el prefijo asignado a una empresa, que a su vez personaliza los siguientes para cada referencia de producto. “Un código de barras único identifica un producto dado”resume Renaud de Barbuat, presidente de GS1 World.

Los limites

Pero esta nomenclatura mostró sus límites, en Francia, durante el asunto Lactalis, en diciembre de 2017, donde lotes de leche en polvo infantil habían sido contaminados con salmonella, provocando la contaminación de treinta y ocho bebés. El procedimiento de retirada puesto en marcha por el grupo había sido caótico, algunas cajas seguían vendiéndose en las tiendas. Imposible, entonces, con el código de barras bloquear automáticamente las cajas de leche en polvo malas en la caja, cuya lista crecía día a día.

Los supermercados habían terminado siendo retirados de la venta de todos los productos de las marcas en cuestión. Una comisión de investigación parlamentaria encargada de aprender las lecciones de este asunto reveló, seis meses después, que«no hay un sistema satisfactorio, en la medida en que solo tenemos un código EAN de trece dígitos, que solo define la referencia y da el precio», y que “Sería más eficaz la implementación de un código QR o el alargamiento del código de barras más allá de los trece dígitos”.

Te queda el 57,71% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *