julio 21, 2024

El futbolista iraní Amir Nasr Azadani evitó la ejecución, pero es condenado a 26 años de cárcel por un “delito contra Dios”

el jugador de futbol Amir Nasr Azadani ha conseguido driblar a la muerte en la horca, si bien no ha quedado exento de un duro castigo por parte del régimen iraní. El jugador, quien saltó a las portadas de todo el mundo colgante el Mundial de Qatar 2022 al conocer su condena a muerte por haber apoyado las vindicaciones de las mujeres de su país, finalmente enfrentará una condena de 26 años de cárcel.

En sentencia sin garantías, al igual que el resto de acusados ​​por las manifestaciones contra el Gobierno, Nasr Azadani fue condenado por el supuesto asesinato de tres miembros de las fuerzas de seguridad nacionales y por unirse a las protestas en favor de las mujeres que comenzó el 16 de septiembre tras la muerte de Mahsa Amini, sostenida por la política moral de violar el código de vestimenta islámica. La condena del futbolista provocó la contundente reacción de diferentes organizaciones y jueces famosos de todo el mundo, que finalmente pudieron influir en el cambio de pena.

17 bloqueos en muerto

Nasr-Azadani ha salido relativamente bien parado, pues la Justice iraní ha condenado a muerte este lunes à tres personas acusadas de matar a varios agentes de Policíae las protestas antigubernamentales. Estas condenas, que pueden ser todavía recurrentes, se sitúan en 17 el número total de personas condenadas a muerte en relación con las manifestaciones, que comenzaron hace ya más de tres meses.

De estas sentencias, cuatro se han ejecutado y otras dos se encuentran a la espera después de que el Tribunal Supremo rechaza las apelaciones presentadas. Ahora, la Justice iraní ha señalado que Salé Mirhashemi, Mayid Kazemi y Said Yaqubi han sido condenados también por cometer a «delito contra Dios», conocido como ‘moharebé’de acuerdo con el Código Penal islámico.

Asimismo, otras dos personas también han sido condenadas por las acciones registradas el pasado 16 de noviembre, cuando tres miembros de las fuerzas de seguridad murieron colgante un incidente registrado en el marco de las protestas en la provincia de Isfahán. Entre ellos conocerán al futbolista iraní, condenado a 26 años de cárcel por su implicación.

En términos concretos, el deportista ha sido imputado por perder ante un grupo ilegal e incurrir en delitos contra el orden público, aglutinarse y conspirar para vulnerar la seguridad del país, además de venir a la ciudad ‘Moharebe’, según noticias de la cadena Irán Internacional.

El quinto condenado, Sohail Jahangiri, ha sido sentenciado a dos años de prisión por atentar contra la seguridad del Estado iraní.