El Madrid esquivó al lío ante un gran Valladolid | deportados

Los tópicos pueden ser tan evitables como certeros. El de “partido trampa” se inventó pronto para una ciudad de Madrid el 30 de diciembre en el viernes Valladolid tras un Mundial sin precedentes en Qatar. Del engorro salieron los blancos con una jugada de VAR en el minuto 80.

Brazo extendido de Javi Sánchez en el centro del área y balón que tocaba en el extremo del centro seguido de remate de cabeza de Rüdiger. ¿Qué dirian esta vez el colegiado y la sala de videoarbitraje? Pena máxima para un gran Valladolid que a esas alturas se produjeron a las barbas de los muchachos de Ancelotti, que se presentaron prometedores y se perdieron en el plan del intrépido Pacheta.

A la hora del VAR, el duelo se convierte en un correcalles. Los pucelanos amenazaban de verdad a las órdenes de Aguado, un medio menudo con los pantalones pequeños que tiene la rara costumbre en el siglo XXI de metere la camiseta por dentro (igual que Roque Mesa), y un Madrid sin filo no acertaba con el sudoku . Se libró primero por otro gran Courtois y al final por un brazo fuera del sitio de Javi Sánchez. Benzema, de vuelta después de dos meses, engañó a Masip y con los locales rendidos —Sergio León fue expulsado por protestar por la sanción— aplicó el verduguillo después de una carrera de Camavinga.

De inicio, Ancelotti disparó con lo mayor que tenía rodado en su catálogo (Militão, indispuesto), incluido Vinicius, que apenas sumó cuatro entrenamientos con el grupo. La delantera blanca andaba más pelada y el italiano no se anduvo con inventos ni con peligros, por mucho que asegurara en la previa que al belga lo viera mejor. Con el ex del Chelsea, hace tiempo que las palabras del técnico van por un lado y las decisiones, por otro. Tampoco fue un recurso en los apuros.

El Madrid marchó en Doha con un área perezoso ya menudo tardón e incompatible. O llegaba con retraso o se iba antes de tiempo. Como si quisiera despachar los partidos más que jugarlos. Un mes y medio después, en Zorrilla, antes de que todo se le volviera a torcer, se presentó aplicado, con Benzema y Vinicius dirigiendo las maniobras, en su perfil blanco. Los mismos jugadores cambian según qué camiseta vistan. Esta vez, era el líder inglés y no el forastero de los azulesy el brasileño punzante y también más gesticulante que con la Canarinha.

El Valladolid cedió gustoso el balón, de acuerdo con su pizarra, y los muchachos de Ancelotti se desplegaron con agilidad en ese amanecer. Triangularon muy bien Karim, Asensio, Valverde para el disparo con la miga del Balear, que rechazó Masip. Y en la continuación, pelota dio en la mano de Javi Sánchez. Esta vez, el dictamen a pie de campo y en la sala VAR negó el penalti. Fue necesario que Munuera Montero encabece hasta la banda para explicárselo a Ancelotti. Se trató del mayor tramo de Madrid en la premiera parte. Y, sin llegar a los 20 minutos, Benzema la mandó a la grada cuando todos en Pucela se temieron el gol.

Todavía no había aparecido el veneno del Valladolid, el de los 10 minutos previos a la pausa. Aguado, un jugador que este viernes le dijo al mundo aquí ‘estoy yo’, despertó a Courtois, que hasta entonces andaba en paz. Primero lo amenazó con un gran disparo desde la frontal que demande una gran mano y al instante lo probó con otro tiro combatido que se marche por poco. El fuerte del Madrid se sintió por primera vez acosado. Vendrian varía más.

Los intentos pucelanos inauguraron un encuentro más abierto, con los locales más sueltos y los visitantes que empezaban ha acumulado minutos sin producir. Ancelotti prescindió del afanoso Asensio por Rodrygo, a crisis solver, hubo un errático Carvajal por la fontanería de Lucas Vázquez. En la orilla del Pisuerga, Pacheta deberá sacar por lesión a Escudero y Roque Mesa.

El partido ya se había roto y ahí estaba Aguado para volver a hostigar a Courtois con el intento de gol olímpico. Y, al instante, un cabezazo tremendo de Sergio León exigió al lindo al belga abajo, donde hace mucha pupa. Puro frenesí al que Vinicius respondió desbordando a Fresneda y Joaquín para mandarla arriba. El paisaje era claro y Carletto lo aceptó. Si había correcalles, qué mayor elemento que Camavinga, substituto del intrascendente Ceballos. La soga apretaba al conjunto blanco hasta que un brazo de Javi Sánchez, y la posteriora visitó al monitor del árbitro, socorrió al Madrid, que escapó de un lío in Valladolid.

Ancelotti: “Nuestra defensa no ha sido buena”

«Después del penalti, si seguimos con 11, cuidado, que igual hasta les empatamos», se escucho en las tripas de Zorrilla una hora después del partido en un corrillo de jugadores locales. La cita comprometida muy mucho en Madrid, como admitió Carlo Ancelotti. «Ha sido un encuentro difícil contra un rival que poco a poco ha entrado en el partido. En la parte tuvimos buen control, pero ellos han jugado bien, y nuestra primera defensa no ha sido buena, no ha estado compacto. Difícil se sale contre tres puntos buenos, con un gran partido de Courtois y Benzema», valoró el técnico. «El Karim del año pasado quizás hubiera hecho algún gol más», visitó Courtois, clave en el triunfo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allí Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *