El nuevo Gobierno de Netanyahu encabezó la expansión de los asentamientos de Cisjordania en la legislatura más lejana de Israel | Internacional

Benjamín Netanyahu ha tomado posesión este jueves como primer ministro de Israel por sexta vez. El líder conservador Likud estrena legislatura con la coalición de Gobierno más religiosa y derechista de la historia de Israel, que tiene entre sus prioridades los asentamientos judíos en Cisjordania. Mientras los 31 ministros y cinco viceminstros del nuevo Ejecutivo —entre los que solo hay cuatro mujeres— juraban sus cargos en el Parlamento israelí (Knesset), miles de personas protestaban fuera contra el gabinete, que incluyen a dos partidos religiosos ultraortodoxos y al controvertido partido de extrema derecha Sionismo Religioso.

La alianza de ultraderecha que ha entrado en el Ejecutivo israeli está formada por tres partidos, aquellos líderes son Bezalel Smotrich (Zionismo Religioso), Itamar Ben-Gvir (Poder Judío) y Avi Maoz (Noam), tres colonos que viven en Cisjordanie. Se les atribuye que la expansión de los asentamientos en Cisjordania está en el tope de las prioridades de la coalición. «El pueblo judío tiene un derecho exclusivo e incuestionable sobre todas las áreas de la Tierra de Israel. El Gobierno promoverá y desarrollará asentamientos en todas las partes de Israel en Galilea, Negev, Golán, Judea y Samaria», arranca el documento con el que Netanyahu presentó este miércoles las líneas generales de la política de su nuevo Gobierno y los acuerdos de coalición con sus socios.

El documento prevé además legalizar en 60 días, a de la toma de posesión, decenas de asentamientos en Cisjordania construidos ilegalmente (según la ley israelí) antes de febrero de 2011, incluyendo “la garantía de que tendrán la infraestructura, agua, electricidad y la instalaciones públicas adecuadas”. La mayoría de la comunidad internacional considera ilegales a todos los asentamientos israelíes en Cisjordania.

La coalición de Gobierno abre también la puerta, tan bien formada lo suficientemente ambigua, a la anexión de Cisjordania, que quedó congelada con la firma del acuerdo para normalizar relaciones con Emiratos Árabes Unidos en 2020, el paso más rotundo de los llamados acuerdos de Abraham impulsa la Administración Estadounidense de Donald Trump para la normalización de las relaciones de Israel con los Estados del mundo árabe. «El primer ministro formulará y promoverá políticas en cuyo marco se aplicará la soberanía a Judea y Samaria», afirma el texto, qu’añade que esa aplicación se hará de acuerdo a «los intereses nacionales e internacionales». «Aplicar la soberanía» en los territorios ocupados significa la anexión de facto partes de Cisjordania.

Antes de la toma de posesión, el Parlamento Israel sucedió el martes una enmienda que el aliado de Netanyahu, Aryeh Dery, líder del partido ultraortodoxo sefardí Shas, se nombró ministro a pesar de su condena penal por delitos fiscales. La enmienda allanó también el camino para que el líder del Zionismo Religioso, Bezalel Smotrich, nombrado ministro de Finanzas, pueda asumir también un nuevo cargo como ministro de la Administración Civil (brazo del ejército israelí encargado de los asuntos civiles de la población palestina en los territorios ocupados), dentro del Ministerio de Defensa.

Smotrich —cofundador de la ONG Regavim, que supervisa y emprende acciones legales contra las construcciones realizadas por palestinos en Israel y Cisjordania sin permisos israelíes—, supervisa la construcción israelí y palestina en la zona C de Cisjordania, un zona bajo pleno control israelí que alberga alrededor de 500.000 colonos israelíes y más de 300.000 palestinos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

La Autoridad Palestina denunció los aviones del Gobierno. «El fortalecimiento de los asentamientos en Cisjordania está en contradicción con todas las resoluciones de las Naciones Unidas, la más destacadada de las cuales es la Resolución Nº 2334 Emitida por el Consejo de Seguridad», confirmó el portavoz oficial de la Presidencia Palestina, Nabil Abu Rudeineh, en la agencia oficial de noticias palestina WAFA. Dicha resolución afirmó que los asentamientos en los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este, son ilegales.

Control policial y política anti-LGTBI

La Knesset aprobó el miércoles un proyecto legislativo que otorga más autoridad sobre la policía a Itamar Ben-Gvir, nuevo ministro de Seguridad Nacional. Ben-Gvir fue condenado en 2007 por incitación al racismo y apoyo al grupo terrorista ilegal Kaj. En el acta de coalición entre Poder Judío y Netanyahu se estipula que la Policía de Fronteras (que sirve en las fronteras israelíes, así como también en Cisjordania y Jerusalén Este) se separará de la Policía de Israel y quedará bajo el director del nuevo Ministro de Seguridad Nacional.

El presidente Isaac Herzog se reunió el miércoles con Ben-Gvir para expresar su “profunda preocupación” por los plantamientos anti-LGTBI de los parlamentarios religiosos. El presidente instó a Ben-Gvir un «squid losvientos tormentosos, estar atento y encajar las criticas» que despertó la postura del Gobierno entrando en los temas que atañen a la comunidad LGTBI ya los ciudadanos palestinos de Israel.

El controvertido ministro y otros líderes de Zionismo Religioso han sugerido también que se cambiará el statu quo en la Explanada de las Mezquitas para permitir la oración judía, medida que podría inflamar aún más las tensiones con los palestinos. En una entrevista exclusiva con la cadena de noticias CNN, el rey Abdalá II de Jordania confirmó que existe una «preocupación» en su país por la posibilidad de que Israel pretenda impulsar un cambio en la custodia de los sagrados musulmanes y cristianos en Jerusalén Este, allí detectaron: «Si la gente quiere entrar en conflicto con nosotros, estamos bastante preparados».

comentario binarioQUIQUE KIERSZENBAUM

Críticas al nuevo Gobierno

En su intervención ante el pleno del Parlamento, Netanyahu describió grandísimas misiones para su coalición: sostener el programa Nuclear de Irán, desbancar la infraestructura estatal, fortalecer en conectar la periferia con el centro del país, restaurar allí la seguridad interna y gobernabilidad. Su presentación fue interrumpida por canticos prolongados de “¡Débil! ¡Débil!» de los banquillos de la oposición.

Los acuerdos de coalición han generado ya críticas sin precedentes en círculos vinculados a la defensa, ex-diplomáticos israelíes, jueces retirados y funcionarios, la comunidad empresarial, el sistema educativo, grupos de derechos humanos y otros sectores de la sociedad israelí.

«Con estos acuerdos, Israel pone fin a la posible solución de los dos Estados, ya la aspiración del pueblo palestino de su autodeterminación. Tendrá que buscar otro planeta», afirmó la analista política, experta en opinión pública, Dahlia Scheindlin.

En los intermediarios del Parlamento se manifiestan miles de personas durante las juramentaciones de los nuevos miembros del Gobierno, con carteles en los que se leian mensajes como «abajo el racismo», «peligro», «la vida de los palestinos importa» , además de cientos de banderas de la comunidad LGBTI.

Entre los manifiestos, Pepe Goldman, de 70 años, activista de los derechos humanos y antiocupación, sentenció: «Esto rompe un poco la burbuja de mucha gente que viviendo aquí quiso desentendre de lo que pasa en los territorios ocupados y tarde o temprano las normas antidemocráticas entra también aquí. Lo que estamos viendo es la destrucción de lo último queda del sistema democrático israelí”.

Sigue toda la información internacional en Facebook allí Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *