mayo 22, 2024

El reino desencantado de Disney

“Restaurador mágico de Disney” : tel est le titre de la présentation au vitriol de 32 pages publié cette semaine par le fonds activiste de Nelson Peltz, Trian, qui a acquis pour 900 millions de dollars (834 millions d’euros) d’actions Disney et réclame un siège au Consejo de Administración. A sus 80 años, Mr. Peltz, cuya fortuna se estima en 1.400 millones de dólares, tiene muchos argumentos para esgrimir: Disney, que lleva dos años sin repartir dividendos, a todo un reino desencantado.

La empresa (82 mil millones de dólares en facturación) tiene un historial bursátil calamitoso, con el precio de sus acciones a la mitad en dos años y que no ha retrocedido desde 2015: el índice SP 500 ha saltado a la mitad en los períodos. Disney ha multiplicado, según Peltz, los errores estratégicos: primero, compró en 2019 dos veces y media demasiado caras las actividades mediáticas de Fox (26 veces la rentabilidad, frente a 12 veces en el sector) por un importe de 70 dólares. mil millones. Entró al streaming durante la pandemia, con su canal Disney+, para competir con Netflix, pero sigue perdiendo dinero (11.300 millones de dólares acumulados, la mitad de lo que ‘ha perdido, por ejemplo, Meta-Facebook en el metaverso).

Salva las apariencias con los ingresos de su vaca lechera, los parques de atracciones de Florida y Los Ángeles, que estuvieron cerrados durante la pandemia pero cuya entrada y hoteles ahora cobran una fortuna al consumidor estadounidense. El Sr. Peltz cree que esta política de aumento de precios no es sostenible y los márgenes, además, están cayendo. Los costes de la empresa no se mantienen: aumentan más rápido que su facturación. Todos estos elementos hacen que el beneficio por acción se haya reducido a la mitad en cuatro años, mientras que el flujo de caja libre se ha dividido por diez, pasando de 9.800 millones a 1.100 millones entre 2018 y 2022, acusa Nelson Peltz.

Salarios extravagantes

A esto se suma una gran crisis de gobierno: la firma no pudo preparar la sucesión de Bob Iger (2005-2020), que se prorrogó cinco veces en la última década, para dar paso, a finales de 2020, a Bob Chapelk. Se enredó en la disputa por la ley de Florida que prohibía la educación sexual y de género en las escuelas hasta el equivalente a CE2, llamada «No digas gay»: bajo la presión de sus empleados, finalmente condenó la ley y al gobernador de Florida, en respuesta, revocó las ventajas fiscales de Disney en su parque de atracciones de Orlando. Incapaz de dar un giro a su negocio, Chapek fue despedido abruptamente en el otoño de 2022 y fue reemplazado por su predecesor, Iger, quien regresa a la edad de 71 años.

Te queda el 46,26% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.