el servicio público bajo el mismo régimen que el sector privado

La reacción no se hizo esperar. La Primera Ministra, Elisabeth Borne, apenas había terminado su discurso de presentación de la reforma de las pensiones el martes 10 de enero, cuando Céline Verzeletti, secretaria confederal de la CGT, escribió en Twitter : “La movilización es inevitable. »

Dicho esto, al que también es cosecretario general de la federación CGT que cubre la función pública estatal quizás no le sorprendieron los anuncios. La semana pasada, tras ser recibido por el Ministro de Transformación y Servicio Público, Stanislas Guerini, Ma mí Verzeletti no ocultó su decepción. El jefe del primer sindicato de funcionarios públicos había deplorado una “tremenda regresión”lamentando el “informe de retiro independientemente de la ardua naturaleza del trabajo” y D’«compensación mínima».

En la UNSA-Servicio Público, cuarta organización sindical, la decepción es la misma. Luc Farré, su secretario general, deplora una reforma «brutal e injusto». Las medidas, cree, “Afectará primero a aquellos que comenzaron a trabajar temprano, con condiciones laborales difíciles, a menudo trabajando en los trabajos menos remunerados, más arduos y que tienen una menor esperanza de vida”.

Lea también: Reforma de pensiones: puedes (ya) simular el impacto en tu edad mínima de jubilación y tasa completa

En nota de prensa conjunta publicada el miércoles 11 de enero, los representantes del servicio público – CFDT, CFE-CGC, CGT, FA, FO, FSU, Solidaires, UNSA – “exigiendo al gobierno la retirada de su proyecto”llamando a los agentes a participar «macizamente» el día de las huelgas el 19 de enero.

La reforma, de hecho, no perdona a la función pública. Se funda, recordó el martes Guerini, “en un claro principio de equidad”lo que implica » la simetría « entre regímenes. “Estamos pidiendo a los funcionarios públicos que también trabajen un poco másdijo el ministro, este es el sentido mismo de la solidaridad contributiva de todos los trabajadores. »

El cálculo de las pensiones sigue siendo específico

Por tanto, los funcionarios también pasarán de los 62 a los 64 años como edad legal de jubilación. Y se verán, como los demás, afectados por la aceleración de la “reforma de Touraine”, es decir, el aumento gradual del período de cotización necesario para recibir una pensión completa. Es cierto que, al igual que en el sector privado, ahora será posible trabajar hasta los 70 años para quienes lo deseen, pero también beneficiarse del sistema de «jubilación progresiva», que permite combinar parte de una pensión y parte de una pensión. hora de trabajar.

Te queda el 43,92% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *