En Tel Aviv, decenas de miles de manifestantes marchan contra el gobierno de Netanyahu

Está bajo consignas como “democracia, democracia”, que unas decenas de miles de israelíes sufrieron en la tarde del sábado 14 de enero en Tel Aviv. Estos últimos se congregaron para reclamar su oposición a la política seguida por la coalición gobernante de Benjamin Netanyahu, de la que temen una deriva antidemocrática.

Alrededor de las 9 p.m. (6 p.m. en Francia), la plaza Habima en el centro de Tel Aviv estaba llena y la multitud se desbordaba hacia las calles adyacentes, según periodistas de la Agence France-Presse en el lugar. Muchos israelíes habían venido con sus familias, desafiando la lluvia bajo una nube de paraguas. A falta de estimaciones oficiales, varios medios informaron que allí se habían reunido 80.000 manifestantes, citando “fuentes policiales”.

Se realizaron manifestaciones más pequeñas simultáneamente en Jerusalén, donde alrededor de 1.000 manifestantes se reunieron frente a la residencia del presidente destituido Isaac Herzog y Netanyahu según los medios locales, y en Haifa, la ciudad más importante del norte del país.

Los manifestantes se congregaron ante el llamado de una organización anticorrupción, en torno a consignas que pedían “salvar la democracia” y para prevenir “el derrocamiento del régimen” vigente en Israel desde su creación en 1948.

Es la protesta más grande desde el 29 de diciembre, el día en que el gobierno aliado de los partidos judíos de derecha, extrema derecha y ultraortodoxos prestó juramento.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores El gobierno de Netanyahu invierte en el Parlamento, bajo los colores de la oposición y los manifestantes

Protesta contra la reforma del sistema judicial

Por tanto, fueron los partidos de centro e izquierda y la alianza de partidos árabes Hadash-Taal quienes llamaron a los israelíes a salir a las calles el sábado, en particular para protestar contra la reforma judicial presentada el 4 de enero por el Gobierno de Binyamin Netanyahu.

En ausencia de una constitución escrita oficial, el poder judicial en Israel es el único capaz de controlar al gobierno y salvaguardar los derechos del pueblo. Los críticos de la reforma que el nuevo gobierno quiere implementar creen que otorgaría un control ejecutivo ilimitado sobre el poder judicial, poniendo en peligro la democracia israelí.

El nuevo gobierno se inscribe, en efecto, en el centro de su política de reforma del sistema judicial, para autorizar al Parlamento a promulgar leyes que vayan en contra de las decisiones de la Corte Suprema, y ​​esto por mayoría absoluta simple.

Los manifestantes también denuncian el cuestionamiento del Sr. Netanyahu en varios casos de presunta corrupción. Además de los cargos de corrupción, este último, que se declara inocente, está acusado de estafa y abuso de confianza, todo en tres casos distintos.

Diversidad de reclamos

Esta democracia teme por la garantía de la independencia del sistema judicial, suma otras insatisfacciones y temores para los israelíes. Así tomaron parte en las manifestaciones los opositores a la colonización israelí en Cisjordania, territorio palestino ocupado, así como los movimientos por la defensa de los derechos LGBTQ+, preocupados por la presencia en el gobierno de ministros abiertamente homofóbicos.

Pon a prueba tus conocimientos generales con la escritura del «Mundo»

Para descubrir

Las pancartas que portaban los manifestantes reflejaban la diversidad de demandas: “Ha llegado el momento de derrocar al dictador”, «Gobierno de la vergüenza», “No hay democracia con la ocupación”, «Bibi no quiere democracia, no necesitamos fascistas en la Knesset», «Amarás al otro como a ti mismo», escrito en hebreo y árabe.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores «Netanyahu, Bolsonaro o Trump separan esto: no les gustan los jueces independientes»

Entre los oradores que se dirigirán a los manifestantes en la plaza Habima se encuentra el exministro de defensa Benny Gantz (centro derecha), quien llamó el viernes en Twitter «todas las personas recompensadas de izquierda y derecha para venir y manifestarse por la preservación de la democracia israelí».

El gobierno más derechista en la historia del país

Desde julio de 2020 hasta junio de 2021, el Movimiento Bandera Negra apoyó una campaña de protesta de larga duración contra Netanyahu para exigir su renuncia por los escándalos de corrupción en los que probablemente se verá envuelto.

Líder del Likud, el gran partido de la derecha israelí y poseedor del récord de longevidad al frente del gobierno destituido, Netanyahu fue derrocado del poder en 2021 por una variopinta coalición electoral que finalmente no duró ni un año.

Por tanto, volvió al poder a finales de diciembre al asumir la cabeza de un nuevo gobierno, tras las quintas elecciones legislativas celebradas en cuatro años, cuyos resultados atestiguan la fragmentación de la sociedad israelí y un giro hacia la derecha.

El nuevo Gobierno, integrado por ministros de la derecha conservadora, la extrema derecha y judíos ultraortodoxos, es así el más derechista de la historia de este país de poco más de 9 millones de habitantes.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Israel, Binyamin Netanyahu presenta un gobierno que instala a la extrema derecha en el poder

El mundo con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *