junio 24, 2024

Euroliga: Chacho, Llull y Rudy y la más increíble de las remontadas ‘old school’: «Son los que transmiten cmo funciona esto» | Euroliga 2022

Real Madrid 98 Partizán 94

Actualizado

Los tres Veteranos del Madrid protagonizaron una noche inolvidable para acabar con el Partizan. «El Madrid tiene mucho carácter», recuerda Obradovic

Sergio Rodríguez y Llull, durante el partido ante el Partizan.JUANJO MARTÍNCEPE

Bien podra haber sido una estampa de hace una dcada, de aquellas conquistas en la plenitud, de blanco o de rojo seleccin, de un tro que, quien lo hubiera dicho, tena todava guardado bajo la manga otra noche ms de pica. La foto de tuit con el que Luka Doncic entregado a sus maestros. El penúltimo baile de Rudy, Llull y el Chacho, showcases llenas de xitos pero el hambre de los que jams se sacian. Ellos creyeron cuando todo estaba perdido ya su sabidura se el Wizink para estar donde al Real Madrid lo presupone, en la novena Final Four de las ltimas 12: en el Zalgirio Arena de Kaunas, tierra de SabonisLa Undima buscar.

para saber ms

para saber ms

Florentino Pérez Sonrea en las entradas del Palacio tras visitar un vestuario eufrico. chus mateo, que ha padecido el sufrimiento de quien empieza su obra con todo en contra, se hizo acompañar en la sala de prensa por sus tres asistentes. «Aqu, aqu, en primera fila», la ordenaba a Lolo Calín, Paco Redondo y Guillermo Frutos. El rostro del técnico blanco era de puro alivio, su elocuencia la de quien, al fin, alcanza la felicidad. Comenz su discurso contre tres frases demoledoras: «El deporte no tiene a veces explicaciones lgicas. El corazn hace que las cosas imposibles sean posibles. Los jugadores nos dan lecciones cada da».

Un rato antes, el WiZink gritaba —¡Chacho, Chacho!. Como en aquellas semifinales de 2012 ante el Baskonia en el que base canario despeg para nunca ms ser terrenal. In Belgrado haba protagonizado la resurreccin del Madrid, lder en lo anmico con aquella arenga en el tercero cuando todo estaba tan perdido como anoche, como en la pista en el cuarto. Lo que quiz ni l mismo esperaba era ese estallido de baloncesto, los triples, las penetraciones, las asistencias… No haba anotado 19 puntos en toda la temporada. Cuando entró en pista en el tercer cuarto, a las 13:22 para la final, el Madrid cayó 16 abajo (56-72). Rpido una asistencia, un triple… Un sidero para el acto final, el que sigui con uno de los mayores recitales de su carrera.

Pero en esa xtasis nada hubiera sido posible para el Real Madrid si el Chacho no hubiera encontrado cómplices. si, estúpido Tavares lastrado por las faltas (an as acab con 12 puntos y siete rebotes), quien mejor que sus viejos compinches. Ademas de Dzanan Moussaun taxi con 20 puntos, Sergio Llull y Rudy Fernández reverdecieron laureles para una de esas noches de rock and roll que tanto les gustan. «Son los que guan y le transmiten a los jvenes cmo funciona esto. Chacho ha estado brutal en attack, Llull ha defendido a Apostante as nadie, ha terminado comindoselo. Y Rudy se puso sobrio en las lecturas defensivas», elogi Chus Mateo.

Porque si el Chacho fue el hroe, los triples en el desenlace de Llull resultaron tan determinantes como su defensa a un Punter que, como reconoci Obradovic, «err los tiros clave». No están siendo tiempos sencillos para el menorquín. De vuelta tras la ensima lesin, ni particip en el primer partido de la serie y en el segundo fue protagonista para mal, mecha con su dursima falta de la pelea posterior. No fue sancionado, pero tampoco brill en los triunfos blancos en Belgrade. No haba anotado ni una canasta hasta el ltimo cuarto, ah donde nunca le queman los balones: acab con ocho puntos.

JUANJO MARTÍNCEPE

Tampoco le hizo falta notar a Rudy, de nuevo el poso de sabidura, jugando al cuatro cuando hizo falta, pegamento de la zona con la que Mateo volvi a torturar a Obradovic. Y, como siempre, dejándose el físico: Exum cay de mala manera sobre l en los ltimos segundos del tercer cuarto.

Todo eso, esa parálisis que el Real Madrid causa en el rival, lo resume un Obradovic que queed a las puertas de su 19 Final Four: slo en 2006 (con el Panathinaikos ante el Baskonia) haba perdido una eliminatoria. «El Madrid es un gran equipo y tiene mucho carcter», reconoci y habl sobre el aviso permanente a sus pupilos, incluso cuando ganaban por 18: «Nunca doy el partido por ganado. En cada tiempo muerto se lo he dicho: ‘Hay que jugar hasta el final’. Hemos defendido mal en la segunda parte y el equipo está hundido en el vestuario».

Fue una noche de imposibles en el WiZink. El Madrid se levanta, por primera vez en la historia de la Euroliga, un 0-2. Lo hizo encajando 94 puntos (55 al descanso) y rompiendo la tendencia que deca que, a más de 80, no ganaba al Partizan. Y ya a los serbios sin su primera Final Four en 13 años para citarse con el Barça en Kaunas. lo har pecado Puente ni Yabuselepero eso ser otra historia…

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más