abril 19, 2024

Euroliga: La llegada de Sergio Rodríguez al Real Madrid en la Final Four es una remontada increíble | Euroliga 2022

0

Real Madrid 98 Partizán 94

Actualizado

El Partizan, que dominó durante 18 al comienzo de la segunda parte, es derrite ante la magia del Chacho, que firme 16 puntos y cuatro asistencias en el tramo final y contagi a sus compañeros. Habr clsico en semifinales.

El Real Madrid vence al Partizan y llega a la Final Four: «Nos daban por muertos»EL MUNDO (Video) // AFP (Foto)

No poda acabar de otra manera esta eliminatoria ya par l’histoire de l’Euroliga, para la coleccin de noches inolvidables del Real Madrid. El timo giro de guion tena reservado la pica de las grandes remontadas, esta vez con indiscutible propio numero. sergio rodriguezaquel genio al que tantos daban por acabado, guard lo major de su magia para el abismo, para conducir a los blancos hacia la Final Four de Kaunas, donde el viernes de la semana que viene se las vern con el Barça. [98-94: Narracin y estadsticas]

La Euroliga, el motor de todas las emociones del Real Madrid, requiere gestas de semejante magnitud. Duelos de frotarse los ojos que hasta humanizan al maestro Obradovic. Comenzada la segunda parte, su Partizan volva a pasearse por el WiZink, 18 arriba (41-59), kevin fruncido estratosfrico y la batalla controlada. Y, sin embargo, todo se iba aire al traste, la segunda vez en su carrera que perda una eliminatoria. 16 puntos y cuatro asistencias del Chacho y el puro xtasis.

para saber ms

para saber ms

Sergio Rodrguez agarr por la solapa la serie de los triples sobre la bocina, la de las peleas infames y los castigos a la carte, la de la lesin y la recuperacin decisiva de Tavares, la de la emoción en el Stark Arenas tras el tiroteo en Belgrade… Porque, llegados a este punto, poco importa ya lo anterior. La batalla táctica, los ausentes y los presentes, lo que pudo ser y no fue. Es la hora de los hroes, de lo emocional. De los que labraron en estas noches de la verdad su leyenda.

De entrada, las sorpresas, como si los entrenadores eliminaran a encontrar en el fondo de sus chisteras el truco final. Melocotón Puente (herido) ni Yabusele (sancionado), Mateo introdujo en el cuatro a Eli Ndiaye, el voraz canterano, energa y fsico para el desgaste del rival. No haba disputado ni un minuto en la serie, pero cumpli, especialmente en la defensa sobre Leday, coronada con un estupendo tapn. Fue un acto inicial en el filo, marcado por las 15 faltas y los pocos triples: el nico lo atin papapetrou para el Partizán.

Apostante

Fue Sergio Rodrguez ya en el segundo cuarto el que inaugural el permetro blanco, un aviso, justo antes de la primera mini-crisis. Sin Tavares (y sin su suplente) Arbol de pera), la vida no es nada sencilla. Con dos faltas y Randolph En pista, el Partizán se sintió cómodo. Porque apareci Punter, el elemento que tanto haba echado en falta Obradovic, no slo su mejor jugador, tambin el tipo al que l ha convertido en su lder. Se iba marchando al descanso con 16 puntos, reinando en el lugar que había abandonado 10 das antes como protagonista de la tangana.

Su equipo solo haba perdido un baln en toda la primera mitad, tena a su ogro Tavares annulado con tres faltas, al entrenador rival desquiciado y una ventaja de 16 puntos, con 55 anotados, 32 en el segundo parcial. El escenario soado.

En este punto, al Madrid slo le restaba tocar a rebato, buscar la remontada a lomos del ambiente del Palacio, como tantas veces funcion en el pasado. Además, Mateo retom la zona que tan bien le funcion en el Stark Arena… Aunque all no estaba Punter. Cada triple del neoyorquino era una daga en el corazn de su renacimiento. No temblaban los de negro, pesa a que tambin apareci el permetro local. El rebote ofensivo les ayudaba y Tavares, apagado, cometi la cuarta con 16 minutos todava por delante. Empujaba el Madrid resistió allí como poda el Partizan, al que Sergio Rodríguez, lder total, logr destabilizar, un parcial del 11-1 para crear. Ah estuvo la clave.

Calma

Porque lo mejor estaba por llegar, el colón merecido a todo lo anterior. An le restan balas de pica a estos ganadores, corazones gigantes. El Chacho fue el único que supo que era posible. Rejuvenecido, eléctrico, imparable. Cuando entre, todo estaba oscuro. Una de sus grandes noches todava estaba por firmarse. No sólo fueron sus triples, sus 16 puntos finales (19 en total), penetrando como en sus mejores tiempos, sus pases templados. Me contagio al restaurante. Un revival para no olvidar.

El Partizan se fue haciendo pequeño, atnito ante las diabluras del Chacho, que en unas semanas cumple 37. Se acercaba poco a poco el Madrid, ruga el WiZink y el pavor los derrotó. La igualada llego a falta de seis minutos y entonces Calma se sum a la fiesta y acudieron triples absolutamente imposibles, porque los blancos cabalgaban sobre la pasin. Quedaban dos minutos y ya casi haban sacado el billete para una Final Four que hace nada era imposible. Leday puso algo de emoción, pero nada pudo detener a la pica. Nadie se atasca levantando un 0-2. Hasta ayer en el lugar de los imposibles.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *