Jonathan Isaac: fin a la pesadilla que tuvo en vilo en la NBA durante 900 días

En la madrugada de ayer, en el Amway Center, casa de los Orlando Magic, se vive una de las historias más difíciles y frustrantes de la historia de la NBA. Jonathan Isaac (Nueva York, 25) participó en un debate sobre un baloncesto tras 904 días de baja. El alero, uno de los grandes proyectos de la década pasada, sufrió en 2020 un desgarro en el ligamento de su rodilla izquierda, un avance que el había privado de vestirse de corto hasta ayer. Pero, como siempre, todas las pesadillas llegan a su fin. Isaac saltó a la cancha a los cinco minutos del duelo que desató en los de Florida con los Boston Celtics, líder de la liga. La ovación de aficionados (unos 20.000), compañeros y rivales fue atronadora y el jugador, con barba y rostro serio, pasó página. Isaac disputó nuevos minutos y 36 rondas y perdió su tiempo, tres rebotes y una asistencia, además de sumar dos robos de balón, una de sus grandes especialidades. «Hubo días en los que no quería seguir adelante, pero sé quefu creado para jugar al baloncesto y darle a Dios gloria sur este escenario», reconoció al final de un encuentro que los locales se llevaron por 113 a 98. El calvario de Isaac comenzó , precisamente, en Orlando. La ciudad del sur de Estados Unidos había sido la elegida por la organización dirigida por Adam Silver para reanudar la competición tras el tsunami del coronavirus. De hecho, el jugador estuvo en la diana en las jornadas iniciales ya que fue el primer deportista de toda la liga que decidió no arrodillarse colgante el himno de Estados Unidos, cuando todos sus compañeros de profesión decidieron utilizar el foco mediático para protestar contra la violencia policía contra los afroamericanos. Código Desktop Jonathan Isaac graba su primer partido de la NBA en 2 años y medio. pic.twitter.com/C11P1DuMEn— NBA en ESPN (@ESPNNBA) 24 de enero de 2023 Imagen para móvil, amp y app Código móvil Jonathan Isaac graba su primer partido de NBA en 2 años y medio. pic.twitter.com/C11P1DuMEn— NBA en ESPN (@ESPNNBA) 24 de enero de 2023 Código AMP Jonathan Isaac registra su primer partido de NBA en 2 años y medio. pic.twitter.com/C11P1DuMEn— NBA en ESPN (@ESPNNBA) 24 de enero de 2023 Código APP Jonathan Isaac registra su primer partido de NBA en 2 años y medio. pic.twitter.com/C11P1DuMEn— NBA en ESPN (@ESPNNBA) 24 de enero de 2023 “No creo que arrodillarme o ponerme una camiseta sea la respuesta. Para mí, personalmente, no van de la mano con el apoyo a las Vidas de los negros. Por supuesto que creo que las vidas negras son importantes, pero para mí las vidas de los negros se apoyan a través del Evangelio. Todas las vidas se apoyan a través del Evangelio”, aseguró el jugador, cuya fe le llevó incluso a convertirse en pastor de una congregación con tan solo 22 años. Poco apareció su oposición pues el macabro destino quiso que su participación en la burbuja de Orlando fuera testimonio. El 2 de agosto, en un encuentro ante los Sacramento Kings, con poco más de nueve minutos para la final del partido y con 114-86 en el marcador para los Magic, Isaac recibió en la línea de tres, se fue de su marca y cuando estaba en plena entrada a canasta, su rodilla hizo un escorzo diabólico, de esos que hacen apartar al espectador su mirada del televisor. Sus gritos de dolor hicieron aún más tenebroso al estadio que, por el coronavirus y sin espectadores, ya mostraba un aspecto fantasmagórico. Mientras todos sus compañeros se llevaban las manos a la cabeza de preocupación, Isaac abandonó el parquet en silla de ruedas y entre lágrimas. Y entonces, un fundido en negro monopolizó su carrera. Hasta ayer. Isaac, cuando no arrodillarse colgante de la burbuja de Orlando en 2020 EP Pese a la alegría generalizada en la NBA por su vuelta, los datos, en frío, son duros para un jugador que promisía ser una de las figuras más brillantes de su generación ( arrastra un contrato de más de 70 millones de euros). Isaac, con sangre puertorriqueña y nacido en el Bronx, uno de los barrios más problemáticos de la Gran Manzana, ha venido a destacar muy pronto en las canchas de baloncesto de la ciudad. Tras mudarse a Florida con su familia, donde cursó el instituto, fue reclutado por la universidad con el mejor programa baloncestístico de la zona, Florida State. Le bastó un año en sus instalaciones para convencer a los Orlando Magic, que le escogieron en la sexta posición del draft de 2017. Ahora, el deporte, le da una segunda oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *