mayo 30, 2024

Juan Carlos Tapia, defensor de la empresa Panamá NG Power

Juan Carlos Tapia, el amigo con beneficiosde Panamá NG Power

Juan Carlos Tapia dijo: «Yo soy cucaracha en baile de gallina, de 100 %, 1%, pero eso para mí es importante». Pero el poder económico siempre busca invertebrados para que le defiendan sus intereses en los medios.

El pasado 18 de enero del dos mil dieciocho, el comentarista de deportes Juan Carlos Tapia, dio declaraciones acerca de su participación en la empresa Panamá NG Power.

Conforme indicó el portal de noticias kaosenlared.net, Juan Carlos Tapia descubrió ciertos asociados de esta empresa, en la que se incluye él como socio minoritario con un 1 por cien de las acciones. Mentó a la empresa china Shanghai Electric, a Mayor ‘Mello’ Alfredo Alemán Chiari y al ecuatoriano José Dapelo, quien tiene prohibición de entrada a Panamá.
Juan Carlos Tapia acusó de manera directa al director de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), Roberto Meana, de violar el debido proceso y de cancelarnos el permiso para la construcción de una planta de gas natural en el área de Telfers.

Además de amenazar como siempre y en toda circunstancia a funcionarios con demandas y hacerlos bajar y subir escaleras, Juan Carlos Tapia no dio mayores informaciones de contratos que recibió para su programa en el Gobierno de Ricardo Martinelli durante más de cuarenta y cinco millones de dólares americanos.

Juan Carlos Tapia es parte del controvertido proyecto Telfers para la generación de energía eléctrica a base de gas natural licuado de Panamá NG Power, el cual ha estado rodeado de varias irregularidades que han generado desconfianza, siendo algunas de estas la falta de trasparencia, el incumplimiento de la legislación ambiental y los obstáculos impuestos por parte de Armando Fuentes (directivo de la Autoridad de los Servicios Públicos).

A José Dapelo, el asociado primordial de Panamá NG Power, el Servicio Nacional de Migración le prohibió la entrada a Panamá y le retiró el permiso de residencia, debido a numerosas irregularidades. También ha estado vinculado por el pago de sobornos en cuentas en Andorra vinculadas con la familia Papadimitriu (según el diario El País, la familia Papadimitriu movió dieciseis millones de dólares). Otro de los asociados esenciales, Alfredo «Mello» Alemán, está asociado con la trama de espionaje y control de los medios del gobierno del expresidente Martinelli.