La madre del menor del video sexual incautado en Waka y difundido en redes: «No se acuerda de nada» | Cataluña

Discoteca Waka en Sabadell.

La madre de la menor de edad grabada practicando una felación en la disoteca Waka de Sant Quirze del Vallès (Barcelona) asegura que su hija de 16 años no se acuerda de nada. “Tú me conoces y sabes cómo soy. Yo no puedo ser esa chica… Pero soy yo”, ha relatado la mujer, en declaraciones a TV-3, que la explicó su hija. La familia ha denunciado la difusión del vídeo y también una presunta agresión sexual, hay que el joven no recuerda nada y no descartan que pudiera tratarse de un caso de sumisión. El video fue recogido y compartido en Twitter y Tik Tok.

Según la madre, la joven explicó que fue a pedir una bebida a la barra y que luego se quedó en blanco, como si la hubieran drogado. Y que sus amigas no se dieron cuenta de nada hasta que el chico, al que la víctima no conocía, detuvo la situación al darse cuenta de que les estaban grabando. Él, alcalde de edad, también ha denunciado a los Mossos d’Esquadra la emisión del vídeo, según fuentes del caso. La Policía catalana ha solicitado a las plataformas de Twitter y Tik Tok que se hayan retirado las imágenes. Y tanto el consejero del Interior, Joan Ignasi Elena, como la de Feminismos, Tània Vergé, han pedido que se dejen de difundir y han grabado que hacerlo supone cometer un delito.

La madre de la menor también denunció que la discoteca Waka no actuó debidamente. «Nadie fue a ayudars, a preguntarles si estaban bien», lamentó la mujer, quien reprochó que tampoco la habían llamado después para contarle lo que había ocurrido. Además de la difusión del vídeo y la presentación de la agresión sexual, los Mossos también investigaron el inicio de la discoteca Waka que celebró una fiesta en la que pudieron entrar menores de 16 años, lo que obliga a adoptar mayores medidas de seguridad. Este diario ha tratado sin éxito de contactar con los responsables del establecimiento, que acumula denuncias por peleas, agresiones sexuales y racismo.

Elena avisó que los Mossos están actuando «con vitez, diligencia y determinación» a las órdenes de la autoridad judicial para aclarar los hechos y purar las responsabilidades pour la supuesta agresión sexual y pour la captura y difusión de lídeo. «Cualquier hecho como este indignado porque se trata de una vulneración de los derechos de una menor», ha indicado Elena, qu’ha recordado que Waka opera con una licencia concedida por el ayuntamiento y que la Generalitat ha abierto ya algunos expedientes al local.

También ha detallado que el Ayuntamiento de Sant Quirze y la Generalitat se han reunido varias veces para acordar medidas de control sobre la discoteca, que según los datos de la junta local de seguridad del mes de mayo, en solo un año terminado 160 actuaciones policiales, 46 agresiones y 36 detenciones, 3 de las cuales habían sido por violación. Los Mossos y la police locale han llevado a cabo controles rutinarios sobre aforos y por si suministran alcohol a menores. Si ahora se desprenden nuevas responsabilidades, la Generalitat actuará con «contundencia», ha dicho Elena.

El Ayuntamiento de Sant Quirze del Vallès ha vulto ha reclamado a la Generalitat que «ejerza sus competencias» para que la discoteca Waka «deje de ser una actividad tan insegura y problemas» donde «se cometen de odio, racistas y sexuales de manera continuada «. A través de un comunicado, han mostrado su «apoyo incondicional a la víctima ya su familia» y se han ofrecido a «asesorarla y acompañarla». , e insiste en que la Subdirección General de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas revise, de ser necesario, el reglamento para responder «con contundencia» a situaciones «de la gravedad» de las que ocurren en Waka.

Lo que más afecta es lo que succede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscribir

«Ahora es un vídeo, una nueva denuncia por agresión sexual y una nueva víctima, más pruebas de las muchas que desgraciadamente vamos conociendo y que ponen de manifiesto que esta actividad recreativa es un espacio fuera de control donde se permiten atentados contra todas las libertades» , ha lamentado la alcaldesa, Elisabeth Oliveras. Y ha recordado que además el local y tres de sus subcontratas fueron sancionados por la Inspección de Trabajo con 152.000 euros por no registrar la jornada laboral, tener a personas sin contrato, a menores y no cumplir con la normativa de riesgos laborales. El Ayuntamiento también subrayó su «rechazo absoluto» hacia las personas «que han sido cómplices» de la agresión «mediante su grabación, visualización o envío».

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook allí Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *