abril 19, 2024

La Policía recuperará el control del Congreso, el Palacio presidencial y el Supremo tras el asalto bolsonarista

0

Brasilia inició el signo de la reconstrucción, con una reunión entre el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y los representantes del Congreso y de la Corte Suprema, para evaluar el tamaño de la crisis, el daño al patrimonio público y dar un respuesta institucional. Los agentes de la Policía Militar de Brasilia reforzaron las tropas y detuvieron a prácticamente los 1.200 bolsonaristas acampados frente al Cuartel General del Ejército, en la capital, que participaron del ataque del domingo, según datos del Ministerio de Justicia.

Las fuerzas de seguridad brasileñas también lograron recuperar el control del Congreso, el Palacio de Planalto sede presidencial y de la sede del Tribunal Supremo Federal, ocupados por simpatizantes de Bolsonaro.

El operativo policial se produjo tras la decisión del ministro del Tribunal Supremo, Alexandre de Moares, de que dio 24 horas para el cierre de los campos. Los detenidos fueron trasladados a sede de la Policia Federal, para declarar y recibir la orden de prisión. Por lo menos 40 autobuses llenos de bolsonaristas abandonaron el campamento el lunes por la mañana. El plazo de 24 horas para detenciones flagrantes sigue vigente.

El campamento fue el local de partida de los extremistas para iniciar el ataque terrorista a las sedes de los tres poderes. Fueron cercados el domingo en la noche cuando volvían al campamento, luego de que la Fuerza Nacional asumiera el control de la Plaza de los Tres Poderes.

En otras capitales del país, policías marcharon para impedir nuevos ataques de bolsonaristas, que bloquearon vías y accesos a refinerías en al menos cinco estados brasileños. Los nuevos ataques subversivos fueron controlados rápidamente.

No paralizar el pais

Pesado contra la destrucción ya hecha por los radicales, Lula da Silva normalmente despachó desde el Palacio de Planalto, este lunes, para demostrar que el trabajo continúa y que las instituciones están preservadas, según comentó el Ministerio de Comunicación Social del Gobierno, Paulo Pimenta. “No paralizarán las instituciones, el presidente celebrará una reunión aquí en el Planalto. Se violó el espacio físico, pero se preservó el contenido de los Tres Poderes”, dijo.

Pesa el destrozo ya hecho por los radicales, Lula da Silva normalmente despachó desde el Palacio de Planalto

Lula conoció en su despacho, que no fue invadido, con la presidenta de la Corte Suprema, Rosa Weber; con el Ministro de Justicia, Luis Roberto Barroso; y con el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira. Al término de la reunión, los líderes de los Tres Poderes publicaron una nota en la que decían “los actos terroristas, vandalicos, criminales y golpistas” y “defender la paz y la democracia”.

Lula se reúne en consecuencia con el Ministerio de Defensa, José Múcio Monteiro, y con los Jefes de las Fuerzas Armadas, e incluye en la agenda otro reunión con los gobernadores para discutir la respuesta institucional a los actos golpistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *