“La reforma de las pensiones debió priorizar el aumento del período de cotización, en términos de equidad y eficiencia”

miUna vez más, la octava desde principios de la década de 1990, Francia está en llamas por las pensiones. Una vez más, es difícil distinguir las verdaderas divergencias y las posturas aceptadas. Y una vez más, la reforma tiene pocas posibilidades de restaurar la confianza de los franceses en su sistema de pensiones. El debate cristaliza primero sobre la necesidad financiera de una reforma. Se opone a los sindicatos ya la izquierda, para quienes no se cuestiona la sostenibilidad de las pensiones, y al Gobierno, según el cual, por el contrario, urge enderezar un sistema que ahora peligra.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Reforma de las pensiones: en Les Républicains, apoyo que no es unánime

Esta controversia encierra la discusión en una perspectiva demasiado estrecha, porque ignora que Francia se enfrenta hoy a un marcado endurecimiento de su ecuación presupuestaria. Debemos invertir simultáneamente en educación, salud, transición ecológica, reindustrialización y defensa, por nombrar solo las principales prioridades. Esta necesidad de incrementar el gasto público no es exclusiva de nuestro país, pero es más aguda que entre nuestros principales vecinos.

En directo : Huelga del 19 de enero en vivo: una movilización seguida en los territorios de ultramar

O si no son cero, nuestro margen de maniobra para la financiación a través de la deuda, los impuestos o la redistribución del gasto es demasiado estrecho para satisfacer las necesidades. Este es el problema económico central de este quinquenio y lo será también de los siguientes. La salida es, por tanto, reducir el peso de los gastos de jubilación en el producto interior bruto (PIB), y hacerlo para aumentar la tasa de empleo de las personas mayores. El margen de maniobra de esta palanca es real: la proporción de personas de 55 a 64 años con empleo ciertamente va en aumento (56 % en 2021 frente al 31 % en 2000), pero sigue siendo significativamente inferior al observado en Suecia (77 %) o Alemania (72 %). Por lo tanto, aumentar la participación en el mercado laboral debe ser la piedra angular de nuestra estrategia económica.

Cumplimiento de ambiciones

Esto obviamente no implica desviar la atención de los aportes actualmente destinados a la financiación de las pensiones. Pero esto permite, a una tasa de muestreo constante, crear espacio para maniobrar. El gobierno lo sabe muy bien: Gabriel Attal, el ministro de Cuentas Públicas, estimó en 12 mil millones los ingresos adicionales esperados de la reforma para 2030 (El JDD, 8 de enero de 2023). Pero no asume políticamente que esa sea, al menos tanto como el equilibrio de cuentas, una de las principales motivaciones de la reforma.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Emmanuel Macron y los zigzags de la reforma de las pensiones

Lo que llama la atención entonces es la réplica de las ambiciones del ejecutivo. Ayer quiso cambiar las reglas del juego y un sistema de construcción universal; hoy se limita a medidas de equilibrio en un horizonte inferior a diez años. O vale repetirlo: un sistema de pensiones no puede eliminar la incertidumbre, pero debe apuntar a reducirla tanto como sea posible. Los recién llegados al mercado laboral deben tener la mayor visibilidad posible sobre la edad a la que lo dejarán y sobre la pensión que recibirán. Esto es lo que les permitirá tomar decisiones informadas sobre, por ejemplo, ahorros o capacitación.

Te queda el 47,94% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *