“La renta mediana disponible de un hogar es de 2.500€, mientras que un Twingo eléctrico cuesta 25.000€”

El 80% de los kilómetros recorridos en Francia se hacen en coche. Los debates actuales sobre el lugar del automóvil y sobre la velocidad que debe reducirse incluyen una dimensión oculta esencial: reducir o incluso excluir el automóvil del sistema de movilidad significa cuestionar la forma en que organizamos nuestra vida cotidiana; la desaceleración – piadosas esperanzas, siendo el tiempo en esencia impulsando el escaso recurso – podría limitar nuestras actividades. Como señala Esther Duflo, “La movilidad es uno de los principales medios para igualar los niveles de vida y absorber ganancias económicas territoriales”. Reducir la movilidad significa aumentar las desigualdades e impactar en los ingresos de los hogares y las empresas. Para entender lo que está en juego y proponer soluciones que concilien la reducción de emisiones con la libertad, la equidad y la movilidad, es necesario un rodeo histórico.

Lea también: La Unión Europea declara el fin de los motores térmicos en 2035

La historia de la movilidad es la de la velocidad y los medios para superar la lentitud. Con el desarrollo de la máquina de vapor y luego de los motores de combustión interna, se ofreció a los hombres la posibilidad de abastecerse y vender más lejos. Los ferrocarriles primero, luego el automóvil para las distancias nacionales, los barcos y el avión para las internacionales, aumentarán las posibilidades de intercambio entre territorios que estaban obligados a no depender sólo de sí mismos para sobrevivir.

Agricultores, comerciantes, industriales y luego turistas tendrán así acceso a territorios mucho más extensos de lo que les permitía caminar o montar a caballo. El aumento de la velocidad permitió aumentar los ingresos y la resiliencia de los territorios con el abastecimiento de poblaciones en caso de malas cosechas: el final del siglo XIX marcó el final de las hambrunas en Francia. La historia de la movilidad es, pues, la de la sustitución de los modos prestados por modos más rápidos, en particular el automóvil, que se generalizó en el siglo XX.mi siglo.

Equilibrio alterado

En 1950 tener un auto era un lujo. El fordismo, que normaliza la producción y abarata los costes, ganancias de productividad que aumentan el poder adquisitivo, permite una amplia distribución de esta herramienta rápida y flexible dada la cantidad de kilómetros de vías. El parque automovilístico francés pasó de 2 millones de coches en 1950 a 38 millones a finales de 2019. En 1960, el 25 % de los hogares tenía coche, el 85 % en 2019. El coche se ha convertido en un medio de transporte democrático, que permite a todo el mundo ir en todas partes, todo el tiempo, a bajo costo. Esta democratización de la velocidad ha tenido como principal consecuencia la multiplicación de oportunidades y la gran intensificación y diversificación de los programas de actividad. Desde 1945, la renta por habitante se ha multiplicado así por cinco, al igual que los kilómetros recorridos, que se mantienen estables desde hace veinte años, habiéndose estabilizado las velocidades.

Te queda el 57,82% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.