abril 23, 2024

Los peligros del pensamiento mágico en la política de salud

El Reino Unido está sufriendo una crisis de identidad, dolores de crecimiento y una crisis de salud. La crisis de identidad radica en la ausencia de consenso sobre el lugar de uno en el mundo. La crisis del crecimiento radica en el estancamiento de los ingresos reales. La crisis sanitaria radica en el destino de Servicio Nacional de Salud.

Por desgracia, la respuesta del gobierno y muchos simpatizantes ha sido una ilusión. Brexit y los recortes de impuestos son pensamientos mágicos para las crisis de identidad y crecimiento. Cambiar la financiación del NHS de los impuestos generales al seguro médico es el equivalente a la crisis sanitaria.

El pensamiento mágico es quizás la peor característica de la política populista. Los políticos promocionan soluciones simples a problemas complejos. Fracasan, socavando aún más la confianza de la que depende la democracia.

Entonces, veamos si un cambio en el modelo de financiamiento podría arreglar el sistema de atención médica y, de ser así, cómo.

Los puntos más importantes de la economía de la salud son que es tanto un bien público como un riesgo privado. La primera significa que todos se benefician de vivir en una sociedad sana. Esto último significa que todos menos los más ricos necesitan un seguro. Pero si las personas sanas y amantes del riesgo no están en el grupo, el seguro se vuelve prohibitivamente costoso y las compañías de seguros hacen todo lo posible para excluir a quienes más lo necesitan. Así es como se encuentra el desastre estadounidense: el sistema de salud más caro y menos eficiente del mundo. La solución radica en la restricción: todos deben estar en el grupo de seguros.

Esta es la solución del Reino Unido, donde el grupo se financia con impuestos. En muchos otros países de altos ingresos, está financiado por lo que se denomina “seguro social”. Pero los pagos por esto son obligatorios. Si camina como un pato y grazna como un pato, es un pato. Si es obligatorio pagar una tasa por algo, es un impuesto. Estos cargos se incluyen en los cálculos estándar de ingresos fiscales. De hecho, representan una parte significativa de los ingresos fiscales en muchos países.

Así, a primera vista, el tránsito de un sistema financiado por los impuestos a un sistema financiado por el seguro social obligatorio no es más que un ejercicio de reetiquetado. Cuando observa nuestra situación actual, es difícil creer que tal reetiquetado podría ser más que una ilusión. Todavía habría cargos obligatorios de los ingresos. Estos se verían como (y serían) impuestos. Además, no hay razón para esperar un gasto general más bajo: Francia y Alemania, por ejemplo, gastar aproximadamente la misma parte del PIB en salud que el Reino Unido.

Hay tres argumentos en contra de este rechazo del seguro social como solución a la financiación de la salud en el Reino Unido.

La primera es que las personas verían un vínculo más claro entre los ingresos y el gasto en salud y, por lo tanto, estarían más felices de pagar por ello. Sin embargo, los gastos no podían fijarse razonablemente de esta manera. Si es así, tendría que reducirse simplemente porque hubo una recesión.

El segundo argumento es que permitiría una descentralización y despolitización de la toma de decisiones en materia de salud. Lo especial del NHS, en comparación con la mayoría de los otros sistemas, es que es una industria nacionalizada bajo un estricto control político. No es difícil ver que algunas de las decisiones que se han tomado como resultado -como que es «eficiente» tener pocas camas vacías- socavan la resiliencia de un sistema sujeto a grandes fluctuaciones en la demanda. La decisión paralela de subinvertir fue un ejemplo clásico del enfoque tonto de centavo y libra que he asociado durante mucho tiempo con el Tesoro.

Sin embargo, incluso si hubiera una creencia abstracta de que los servicios de salud de Gran Bretaña podrían funcionar mejor con una reorganización radical del suministro, la agitación, tanto política como organizativa, sería colosal y probablemente catastrófica. Tenemos que empezar desde donde estamos. Las revoluciones suelen fracasar. Los conservadores solían entender eso.

Un tercer argumento es que el cambio podría permitir una mayor elección. También podría ser posible agregar tarifas de usuario al sistema, introduciendo un elemento de incentivo material. Pero ambos pueden, si se desea, incorporarse al NHS. Es perfectamente posible, por ejemplo, introducir cargos sujetos a verificación de recursos. De hecho, ya existen, para las drogas, por ejemplo. Si una tarifa sería una buena idea es otra cuestión: desalentaría necesario viajes al médico. Y le harían daño a unos más que a otros.

Además, también está claro que el mayor fracaso no radica en el propio NHS, sino en la falta de financiación de la atención social. Esta es la razón por la que tantas personas bloquean camas en el NHS. La solución a esto no es cambiar el sistema de salud, sino gastar más en otros lugares.

¿Es la ilusión lo único que este país puede hacer en este momento? ¿Por qué no intentar, en cambio, una reflexión coherente sobre los objetivos, la estructura y la organización de los servicios de atención?

martin.wolf@ft.com

Sigue a Martin Wolf con miFT y sobre Gorjeo