“Más que Itamar Ben Gvir, lo que preocupa es la deriva hacia la derecha de la opinión pública en Israel”

LEl nuevo gobierno de Binyamin Netanyahu está preocupado con razón. La presencia en el cargo de ministro de Seguridad Nacional de un discípulo del rabino racista Meir Kahane, Itamar Ben Gvir, aliado de Bezalel Smotrich, el líder no menos racista y homofóbico del partido Sionismo Religioso, es temible para el futuro de la democracia. en Israel y ya hay grupos que se están movilizando para expresar su preocupación.

Lea también: Israel, una democracia que se ha vuelto ilusoria

Pero sería un error centrarse en estos dos personajes. El mal es mucho más profundo. Israel está gobernado por una mayoría de diputados de derecha, más de setenta de los ciento veinte que componen el Knesset (incluidos los miembros electos de la oposición que gravitan en torno a Avigdor Lieberman y Gideon Saar), que no demuestran más que un limitado respeto por la democracia, si no una aversión total. El árbol no debe ocultar el bosque.

Sin embargo, el panorama ideológico es claro. Comencemos con los ultraortodoxos, los más feroces opositores a la democracia. Uno de sus grandes líderes espirituales, el rabino Eliezer Menahem Shach (1898-2001), criticó a los laicos «quien quiere un estado democrático, un estado de derecho y no un estado de Halajá, por lo tanto un estado gobernado por leyes idólatras». Odian a la Corte Suprema, que ha hecho retroceder su influencia, particularmente en el tema de los matrimonios y las conversiones. Ahora representan el 12% del electorado y, dada su alta tasa de natalidad, podrían llegar al 32% en 2065 (según la Oficina Central de Estadísticas). Uno puede imaginar fácilmente cuál sería entonces el rostro de la sociedad israelí.

Ultraortodoxia y ultranacionalismo

No cuente con el Likud para defender la democracia contra los extremistas, como algunos esperan. Sería ignorar la transformación autoritaria de este partido, ignorar los doce años consecutivos (2009-2021) durante los cuales Benyamin Netanyahu dirigió el país, sin descanso, con sus aliados de extrema derecha en ese momento, para debilitar los controles y equilibrios y reducir la supremacía. de la mayoría judía sobre la minoría árabe. Sería eludir una legislación antiliberal dirigida más específicamente a las organizaciones de izquierda y los árabes expulsados, y olvidar la ley del Estado-nación del pueblo judío, de julio de 2018, que otorga a la mayoría judía el derecho exclusivo de propiedad. sobre el Estado de Israel. Sería ignorar, finalmente, la acusación violenta de ‘Bibi’ contra el sistema judicial que lo acusó de tres cargos. A Netanyahu le gusta hacer gárgaras con la palabra «democracia», pero no tiene cura.

Te queda el 58,42% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *