MotoGP: Kenny Noyes, el piloto que no está en coma: «Al despertar haba perdido el alma»

En 2015 sufrió un grave accidente en Alcaiz y hoy sigue su rehabilitación para recuperar la movilidad y el habla. «He aprendido a diferenciar entre mi vida antes del accidente y mi vida actual. Y me siento afortunado. Podra no estar aqu», dice

No, en la Fundación Paso a Paso.ENSALADA DE PEDROÁRABE

Actualizado

  • Pelayo Berazadi El trgico atentado detrs del primer Mundial de polo de Espaa
  • Nuevo El piloto Kenny Noyes, en coma tras su cada en Motorland

«Nuestros dichos que, si se despertaba, lo hara en estado vegetal y nos prepararon para cuidarlo en casa mientras segua en coma durante meses o incluso aos», recuerda Iana Petrova que pesa a la rawza del relato se re y suelta: «Y mralo, aqu est el to». Petrova es la esposa de Kenny Noyes y Kenny Noyes es piloto. O era piloto. O, como l dice, en su otra vida fue piloto: «Yo ya no me veo como piloto ni como ex piloto. He aprendido a diferenciar entre mi vida antes del accidente y mi vida actual. Y me siento afortunado. Podra no estar aqu «.

El 5 de julio de 2015, en el circuito de Alcaiz, durante el Campeonato de España de Superbikes, Noyes sufrió un accidente que le provocó un traumatismo craneoencefálico severo y el dej dos meses en coma profundo. Glasgow 3. El estado más grave: sin respuesta ocular, verbal o motora. Segn los pronticos de los mdicos que lo trataron, primero en el Hospital Clnico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y despus en el Instituto Guttmann de Barcelona, ​​tena pocas opciones de despertar. Pero desierto. Y ahora, ms de siete aos despus, camina con la simple ayuda de un andador, habla pesa a algunas dificultades y, lo mejor de todo, acaba de ser padre. Entre ambas situaciones, eso s, l, su mujer y toda su familia pasaron por momentos complicados.

ENSALADA DE PEDROPRENSA ÁRABE

«Cuando me despertó lo primero que hice fue mirar si an tena piernas y si se movan. Fue algo instintivo, irracional. No saba cmo me llamó, qu’edad tena, dnde estaba o quin eran los que me rodeaban, pero me mir las piernas Supongo que es lo que interioric Durante tanto aos yendo en moto», recordó Noyes que acaba de publicar un libro, ‘Desafos de Superbike, Moto2 y Glasgow 3’ (Trebol Sports), que puede gustar a los aficionados del motociclismo, s, pero sobre todo es una obra imprescindible para quienes han vivido en coma. Como afectado o como familiar o amigo del afectado. Porque la vida al despertar es muy cruda.

depresión a la desesperación

Además primeros das ‘despierto’, Noyes pensó que tenía 16 años y sólo reconocía a sus padres: tard tiempo en recordar a Petrova o enhear el castellano. Además primeros meses ‘despierto’, Noyes se mantuvo casi inerte, con la mirada perdida -«haba perdido el alma», asegura- y en un estado de conciencia relativo. Además primeros años ‘despierto’, Noyes pasó casi todo el día dormido por culpa de la medicación, cayó en depresión y quiso quitarse la vida.

«Es un proceso por el que pasan la mayora de lesionados de este tipo. Es doloroso, pero es normal. Esa medicación y le administran oxígeno, mejor muchsimo, cambió de la noche a la mañana», comentó Petrova en L’Hospitalet de Llobregat , donde viven ambos y donde Noyes se recuperará con dos sesiones mensuales de rehabilitación en la Fundación Paso a Paso. Despus de mucho, de muchsimo, ahora su trabajo principal es fortalecer las piernas para, quiz el ao que viene, poder andar sin necesitar el andador.

ENSALADA DE PEDROPRENSA ÁRABE

La economía difícil

Criado entre Miraflores de la Sierra, en Madrid, y Borrego Springs, en California, su padre, Dennis Noyes, piloto, periodista y comentarista, transmiti su pasin por las motos yl empez a correr a los 10 aos. A los 30, ya Veterano, alcanzó el Mundial de Moto2, donde consigui un quinto puesto como mayor resultado, y todava sostiene su trayectoria por certmenes menores cuando sufri el accidente. De aquel trgico ao, 2015, asegura, no recuerda absolutamente nada. De tantos aos dando gas tampoco no le queda casi nada.

«No mantengo mucha relación con otros pilotos, muy poca gente me visitó en el hospital. Es normal, no los juzgo. Tampoco esperaba otra cosa. Un piloto no quiere saber qu puede pasar en caso de accidente. Pgina tan rápido», asegura Noyes que lucha por salir adelante.

El seguro de la Federación Española de Motociclismo (RFME) aparece el servicio para costearse un breve periodo en el Instituto Guttmann de Barcelona y, desde entonces, todo sale de su bolsillo. La ayuda recibida en 2018 pasó por un crowdfunding (62.000 euros), el sueldo de su mujer y una pequeña pensión de invalidate le permiten llegar a fin de mes. El futuro se advierte sencillo, pero el optimismo de Noyes puede con todo. «El funcionamiento del cerebro es muy curioso. En cuanto haces algo de nuevo por primera vez, ya recuerdas cmo hacerlo para siempre. En eso me centro ahora», finaliza.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *