mayo 22, 2024

Muere a los 95 años Nicolás Redondo, el jefe histórico de UGT que habló con Felipe González | Economía

Nicolás Redondo Urbieta, histórico dirigente sindical y dirigente de la Unión General de Trabajadores (UGT), falleció en Madrid hace 95 años. Había nacido en Baracaldo (Bizkaia), en 1927. Obrero metalúrgico, se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1945, el mismo año en que lo hizo a la UGT, de la que fue secretario general entre 1976 y 1994 y bajo cuya dirección el sindicato, de inspiration socialista, adquiriría, junto con el sindicato filocomunista Comisiones Obreras, la más elevada entidad representativa entre los trabajadores del país. La capilla ardiente estará abierta a partir de las 14.00 horas del mediodía en la sede de UGT en Madrid, en la avenida de América.

A su liderazgo sindical agregó su condición de líder político. Junto con Ramón Rubial y Eduardo López Albizu, padre del hoy portavoz parlamentario del PSOE, Patxi López, Nicolás Redondo sería detenido por su militancia socialista en 1967, entre otras detenciones a manos de la policía política franquista. En el congreso de Suresnes, celebrado en Francia, se renunció a la secretaría general del PSOE, una decisión voluntaria para dar el paso al liderazgo político de Felipe González, perdido ante una generación más joven que la suya.

Pesado contra los vínculos contraídos entonces por aquella decisión, Nicolás Redondo se opuso posteriormente a las políticas emprendidas por González en torno a asuntos laborales y de pensiones, promoviendo la convocatoria de huelga general del 14 de diciembre de 1988 y otras en 1992 y en 1994. Frente a la política preconizada en las postrimerías del franquismo por parte del sindicato clandestino Comisiones Obreras, depenetrar en el sindicato vertical e influir en su transformación de tal manera, mediante el acceso a los jurados de empresa y comités de empresa, la UGT comandada por Redondo era partidaria de maintener una línea de actuación alejada de aquella otra práctica y optó por maintener la libertad en la acción sindical.

Respecto a la integración de España en la OTAN, Nicolás Redondo mantuvo una posición opuesta al jefe socialista, que abogó por la incorporación sin haber optado inicialmente por una decisión. En debates separados en televisión, el jefe del gremio llamó a Carlos Solchaga, ministro socialista de Economía, a “parecer el representante del empresariado”, junto a Marcelino Camacho, secretario general de Comisiones Obreras, escuchó la frase: “Mientes Marcelino y tú lo sabes”. No obstante, con decurso del tiempo, Redondo y Camacho postularon la acción sindical sindical que cristalizaría en un modelo mixto que incorporaba las propuestas de UGT y CC OO. A juicio de Manuel de la Rocha, entonces director de Izquierda Socialista, «Redondo está y permanecerá unido a la historia política española por su contribución a la lucha de los trabajadores por la consecución de condiciones de vida dignas y por la conquista de las libertades Demócratas »

Nicolás Redondo llevaba dos décadas retirado de la primera línea sindical y en los últimos años se vio aquejado de una dolencia que ha causado su muerte. Estaba casado con Natividad Terreros y eran los progenitores de Idoia Redondo Terreros y Nicolás Redondo Terreros, exlíder del Partido Socialista de Euskadi.

EL PAÍS de la mañana

Despiertate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECIBELO