abril 15, 2024

Nueva York abrumada por la afluencia de migrantes

CARTA DESDE NUEVA YORK

Gramercy Park es un exclusivo remanso de paz en el bajo Manhattan, tan elegante que el parque arbolado está cerrado y es privado, reservado para los residentes locales. A solo una cuadra de distancia, afuera de una academia de policía en desuso, algunas personas languidecen, con insignias alrededor del cuello. Javier Fabre Suárez, un migrante de 20 años, salió de Ecuador en abril con su madre y su hermana. Tres semanas viajando al norte. “Lo más duro fue Guatemala y México, porque nos robaron y atacaron”, dice el joven, usando su teléfono inteligente para traducir del español al inglés. Luego cruzó el Río Grande, entre Piedras Negras y Eagle Pass, Texas, » los pies en el agua «, él dice. Finalmente, solicitó asilo a la policía fronteriza y fue trasladado en avión de Houston a Nueva York el viernes 5 de mayo.

El joven vive en el enorme gimnasio convertido en dormitorio de la antigua escuela de policía, del que nos muestra una foto. A unos pasos de él se encuentra Irakli Pestvendize. Originaria de Georgia, esta persona transgénero de 37 años llegó vía Turquía y también solicitó asilo. “Me gustaría quedarme en una habitaciónespera Irakli Pestvendize, que sufre de esta promiscuidad. Voy al baño de mujeres, pero me miran raro. » Un poco más adelante, en la oficina de la Cruz Roja Americana, nos encontramos con un senegalés que pasó por México y California antes de tomar la carretera a Nueva York, porque hay conocidos. Actualmente se encuentra en Brooklyn.

Los migrantes y refugiados acudieron en masa a la metrópoli de Nueva York, y se esperaba que sus filas aumentaran aún más con la abolición de las disposiciones temporales que permitían que los solicitantes de asilo fueran enviados de regreso a la frontera mexicana con el pretexto de la epidemia de covid-19. Son así más de 60.000 los que han llegado desde la primavera de 2022, de los cuales 37.000 siguen siendo responsabilidad de la ciudad, cifra que debería aumentar a 70.000, según las proyecciones del municipio, para el mes de junio de 2024.

“Desestabiliza nuestra ciudad”

Su presencia es poco visible, pues a diferencia de las ciudades ricas y democráticas de la costa del Pacífico, la ley obliga a Nueva York, desde 1979, a ofrecer alojamiento a todas las personas sin hogar. Las tiendas de campaña que han colonizado las zonas céntricas de San Francisco, Seattle o Portland prácticamente no existen en Nueva York. Pero el alcalde demócrata, el expolicía afroamericano Eric Adams, está abrumado y no ha dejado de encontrar a los culpables: las autoridades republicanas en Texas que le enviaban migrantes en autobús, la administración Biden que no se muestra a la altura, los condados republicanos vecinos de Nueva York están pidiendo que deseen enviar a los solicitantes de asilo.

Te queda el 53,08% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.