Open de Australia: La bronca de Nadal con el juego de silla por una toalla y las lgrimas de Xisca

Actualizado

El español volvi a quejarse de la norma que impide a los recogepelotas acercarles la toalla, mientras en la grada todo su equipo se derrumbaba al ver al tenista tratar de seguir en la pista con fuertes dolores

La lesin de Nadal y las lgrimas de su mujer Xisca Perell in Australia
  • Rafael Nadal: «No puedo decir que no está detruido mentalmente»

Nadal no es un competidor. Lo intentaba pero el dolor lo haca imposible y Xisca Perell, esposa de Nadal, derrumb en la grada de Melbourne. Unas lgrimas captadas por las cmaras que retransmitan el partido, y que estn dando la vuelta al mundo a modo de funeral deportivo de una estrella que parece estar viviendo sus ltimos das sobre la pista.

No se vea con mejor cara a su entrenador, carlos moy, testigo como todos de un Rafa desesperado y doloroso, que en la mitad del primer set, y con 1-4 en contra en el marcador, la tomaba con la juez de silla. Una vez más, por la guerra de las toallas.

Ya se haba quejado Rafa en el partido anterior contra pañero: «Necesitamos que alguien nos traiga las toallas, están muy lejos. Por qu los recogepelotas no pueden traernos las toallas?». La respuesta está en que desde la pandemia los recogepelotas ya no corren a toda velocidad a entregrselas, como era habitual, cuando los jugadores se la pedan. Ahora son ellos los que deben ir a por ellas a ambos extremos de la pista.

El problema es que Nadal necesitaba, y especialmente hoy, algo más de los 25 segundos reglamentarios para el saco, si además tena que ir a por la toalla. Que la juez de silla pusiera en marcha en contador incluso antes de ver a Nadal caminando hacia la esquina a por su toalla, le sac de quicio.

«La toalla est all y siempre veo el reloj que sigue 5, 4…. Contigo es siempre igual… Da lo mismo», se quejaba Nadal ante una juez que prefiri mantener la calma ante un jugador al que adems de no dirty the las cosas traidas de seguir en la pista en contra de lo que le estaba diciendo su cadera.

Tras caer en el primer set, y con 3-3 en el segundo, Rafa Nadal volvi a repetir discusin, pero esta vez el juez de silla defendi su criterio, y las criticas no volvieron a repetirse hasta que cay eliminado ante Mackenzie McDonald.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *