Stelios Prassás, el nonagenario maratoniano que bate todos los récords

Hace más de 30 años que Stelios Prassás ya no participa de un noviembre en solitario en la Maratón de Atenas. Por el momento, siempre ha conseguido llegar a la meta y se ha coronado como el atleta más longevo que lo ha logrado. Prassás nació el 5 de noviembre de 1931 en un céntrico barrio ateniense ubicado cerca del Estadio Kalimármaro. “Era mi destin acabar siendo atleta”, comenta con humor el deportista nonagenario que consiguió, una vez más, finalizar la maratón de Atenas el pasado mes de noviembre. De joven regentó una ferretería pero, en los tiempos difíciles, también fue albañil, pintor y otros oficios que apenas recuerda. A diario, cuando finalizaba su jornada laboral, jugaba al fútbol, ​​​​su gran pasión. Un día, disputé un partido amistoso, un desconocido sugirió que tenía que probar el atletismo. Y así hizo: poco tiempo después, cuando cumplió 58 años, hizo una clase de prueba en el polideportivo de su barrio y consiguió recorrer 5 km en tiempo record. Su primera maratón llegó ese mismo año y, desde entonces, ha corrido en más de 20 países de todo el mundo, incluida la lejana Australia. Noticia Relacionada estandar Si Mari Cruz: 92 años y más de una década como alumna ejemplar: «Todo lo que sé lo he aprendido aquí» Helena Cortés De pequeña solo pudo ir al colegio «unas horillas», pero esta salmantina, admirada por toda su clase, tiene ahora una caligrafía perfecta y hace operaciones matemáticas con soltura. As ella, más de 200.000 personas estudian en centros de educación para adultos In Spain corrió la maratón madrileña a los 60 años y cuenta, indignado, que consiguió llegar a la meta tras 3 horas y 12 minutos y que no recibió la medalla que se dio a quienes la finalizaron antes de las tres horas. «Me merecía una medalla», me comentó. “Tenía 60 años, no era ningún chaval y fueron pocos minutos. Es una espinita que se me ha quedado clavada”. Desde que se jubilo, ha trasladado su residencia a la localidad de Maratón, donde vive solo en una pequeña casa con un gran terreno que cuida con cariño. Cada mañana encarga de realizar labores agrícolas, como recoger la aceituna con la que él mismo prepara aceite, cosechar verduras y hortalizas de su huerta y cuidar de las 10 gallinas que tiene su corral. Una alimentación sana A mediodía, está preparando un almuerzo con los productos que anteriormente ha cultivado en su finca y, tarde sí, tarde no, entró en el Club de Maratonianos de Telmissos en Maratón, del que corre cada vez entre 5 y 10 kilómetros. “No corro nunca en la calle, siempre lo hago en estadios, salvo cuando corro maratones”, relató Prassás. Los fines de semana su mujer y sus nietos, que resident en Atenas, van a visitarlo y juegan en familia partidos de fútbol y baloncesto. Las claves de su condición física son, sobre todo, su pasión por el atletismo, según confiesa el mismo: “Me encanta correr la maratón en compañía de mi equipo, al que siento muy unido y con el que compartir mi pasión por correr”. Asegura, además, que llevar a cabo una buena alimentación le ayuda a estabilizar el atlético: “No como nada que no haya preparado en casa. Cocino sano como me enseñaron mis padres: vegetales, verduras y frutas. Jamás como en un restaurante ni consumo de comida procesada”. Este Veterano atleta aún no sabe si este año podrá correr en la Maratón de Atenas (una prueba que supone competir durante 42.195 metros), pero lo que sí tiene claro es que seguirá con su rutina de entrenamientos para estabilizar en forma e intentar no perderla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *