Un deportivo y monitor de ocio infantil, condenado a 2 años y 11 meses por abusar de menores

  • La pena de prisión queda suspendida durante cinco años con la condición de no volver a delinquir y asistir a una formación sobre educación sexual

Un exenternador del Artes Fútbol Club (Barcelona) y monitor de un centro de ocio ha sido condenado a 2 años y 11 meses de cárcel por abuso de menores, a los que enviaba mensajes sexuales por redes sociales. En algunos casos, hubo tocamientos en la zona genital por encima de la ropa, informó Efe.

El acusado, que ha aceptado la pena, ha reconocido este lunes los hechos ante la tercera sección de la Audiencia de Barcelona, ​​después de que las partes hayan llegado a un acuerdo, puesto que Fiscalía inicialmente solicitó para el exentrenador de fútbol un total de 24 años y 10 meses de prisión.

Según el escrito de acusación del ministerio público, el exentrenador tendrá conversaciones de contenido sexual con varios de sus alumnos por Instagram, WhatsApp y Snapchat y llegó incluso a masturbándose por videoconferencia con uno de los menores.

El tribunal, que ha dictado sentencia de conformidad ‘in voce’, le ha impuesto también al acusado una más de 1.260 euros y una indemnización a las víctimas que asciende a un total de 7.400 euros. La pena de prisión ha quedado suspendida Durante el quinto año con la condición de no volver a delinquir, del pago de la responsabilidad civil en un plazo de seis meses y la asistencia del condenado a una formación sobre educación sexual.

La Fiscalía ha señalado en su escrito que el acusado, que ejerció de entrenador y monitor entre enero de 2017 y noviembre de 2018, contactaba a menores nacidos en 2004 sur cargo, de los que conocía su edad y les hacía proposiciones sexuales. «Invitaba a los menores a explicar sus experiencias sexualesthe explicaba prácticas sexuales que desconocían o los animaba a realizarlas, ejerciendo un rol de superioridad y de control emocional», recoge el ministerio público.

El acusado mantuvo en 2017 varias conversaciones de contenido sexual con uno de los menores, al que le presumió desnudarse y ducharse juntos, con constantes alusiones a sus genitales, y llegó a hacerle creer al menor que mantenían una relación sentimental, según el ministerio público. El de acusación también sostiene que el menor se sintió perturbado por la situación, puesto que había normalizado el tener que sentarse en las faldas del acusado, darle besos o cogerle de la mano. En un campamento, el exentrenador llegó a tocarle los genitales por encima del pantalón.

noticias relacionadas

In 2018 mantuvo conversaciones sexuales con otros menores, a los que llegó a preguntar cuántas veces se masturbaban, o conversaciones sobre el tamaño de su pene, ofreciéndose a practicarle -al menos a uno de ellos- sexo oral, destaca el fiscal.

Entre junio de 2017 y principios de 2018 consiguió que uno de los menores accediera a hacer una videollamada sexuall, donde el acusado se masturbó enseñándole los genitales y consiguió que el menor se hiciera lo mismo, y llegó a tocarle las partes íntimas por encima de la ropa en un par de encuentros posteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *