La guerra de Ucrania llega a un momento decisivo, con ambos contendientes al límite, pudiendo decantarse en un sentido u otro. Putin puede destruir Ucrania, pero Ucrania nunca será rusa, como desea y retener la fuerza le resultaría tan cara como a Pirro, rey de Epiro, sus victorias sobre los romanos que al final perdieron la guerra. El arreón inicial ruso fue detenido sin haber alcanzado kyiv. La contraofensiva ucraniana que los empujó hasta las provincias del este e incluso reconquistaron territorios de algunas de ellas, haciendo temer la primera derrota rusa no alcanzar los objetivos esperados. El primero en saberlo fue Putin, que sustituyó al jefe de su Ejército en campaña y movilizó a su entera población, desde la iglesia Ortodoxa a las cárceles, prometiendo la libertad a los presos que voluntariamente se alistaran, vista la renuencia de los civiles a hacerlo . Fueron destinados a la unidad de chocque Wagner, en primera línea con órdenes de recuperar el terreno perdido, lo que han logrado con grandes bajas en Soledar, un centro de comunicaciones que, de consolidarse, les allow cercar a buena parte del Ejército enemigo y tomar la estratégica ciudad de Bajmut. Se lucha no ya casa por casa, sino habitación por habitación, nos dicen los corresponsales, con los vecinos huidos, en sótanos o bajo las camas. Su presidente, Volodímir Zelenski, ha enviado un mensaje a las capitales occidentales, pues el modelo definitivo es que, paradójicamente, la alcaldía que ostenta sus rusos, abandonados en su primera huida. Pide en especial los Leopard alemanes y los Bradley norteamericanos, mucho más potentes. Paris y Londres ya han anunciado el envío de sus blindados. El canciller Scholz se resistía para “no escalar la lucha”. Pero lo peor sería que continuaría indefinidamente, es que ni Moscú ni Kyiv pueden ceder. Con una diferencia importante: los ucranianos luchan por su país, mientras que los rusos, por otro. De ahí que Putin tenga que utilizar presidiarios. Algo significativo, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *