abril 19, 2024

Ucrania se retira de Avdiivka en la mayor victoria rusa desde la pasada primavera | Internacional

Ucrania se retira de Avdiivka. En la ciudad de la provincia de Donetsk, prácticamente rodeada por las tropas rusas desde finales de 2023, ondeará la bandera del invasor desde el anuncio en la medianoche de este sábado de la retirada de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Su comandante en jefe, Oleksander Sirski, lo confirmó en un comunicado en el que justificó su decisión “para evitar ser sitiados y preservar la vida” de los soldados desplegados. Se trata de la mayor victoria de las tropas rusas desde la toma de Bajmut, en mayo de 2023.

Cuentas militares ucranias en Telegram aseguran que en la ciudad se encontraban cerca de 5.000 soldados defensores. Esta semana hubo mensajes públicos de alarma por parte de las brigadas que resistían en Avdiivka confirmando que era imposible frenar al enemigo.

Sirski ha seguido ahora una estrategia diferente respecto al asedio ruso sobre Bajmut en invierno de 2023. Por entonces, el ahora comandante en jefe era el responsable del Ejército de Tierra. Siguiendo órdenes del presidente, Volodímir Zelenski, Sirski mandó resistir en la zona urbana de Bajmut hasta el último metro. Aquel objetivo requería concentrar buena parte del potencial militar ucranio en Bajmut, pero causó un número muy elevado de bajas y también dio margen de tiempo a Rusia para levantar fortificaciones en todo el frente.

Avdiivka es una ciudad colindante a la localidad de Donetsk, anexionada ilegalmente por Rusia. Tomar este municipio permite a las tropas invasoras reducir el riesgo de recibir fuego de artillería en Donetsk, ganando además un nuevo bastión para evitar una posible ofensiva ucrania en el futuro.

El ejército ucranio permanecerá en el perímetro de Avdiivka, donde en los últimos tres meses ha levantado nuevas líneas de defensa. Rusia se encuentra en el momento más fuerte desde los primeros meses de la invasión, con una clara superioridad en número de tropas, artillería, defensas antiaéreas y, sobre todo, en el control de la guerra aérea gracias a su flota de drones de ataque y reconocimiento.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Tropas ucranias en primera línea en Avdiivka ya vaticinaban a EL PAÍS el pasado noviembre que era muy difícil resistir el asedio ruso más allá de este invierno. Oficiales de artillería de la 47° Brigada Mecanizada detallaron que en Avdiivka tenían 10 veces menos munición disponible que durante la contraofensiva de verano de 2023 en Zaporiyia. Una unidad de morteros de la 110 Brigada Mecanizada afirmaba que si en 2022 la diferencia de munición era de tres a uno favorable a los rusos, ahora era de ocho a uno.

Los arsenales de los socios de Ucrania en la OTAN están bajo mínimos y la prioridad del Estado Mayor ucranio es racionar al máximo la munición. La otra urgencia de Kiev es poner en marcha de forma inmediata una nueva movilización masiva de tropas para relevar a centenares de miles de bajas, entre heridos y muertos. En la defensa del país han estado involucradas 880.000 personas, según datos oficiales de Zelenski, y el ejército cree necesario reclutar a 500.000 civiles. Esta movilización es motivo de descontento entre la población, porque cada vez menos personas están dispuestas a sumarse a los combates en un momento en el que el sentido de la guerra es sombrío para los intereses de Ucrania.

Rusia está avanzando, poco a poco, en el frente de Donetsk y en el de Járkov. El avance de las fuerzas invasoras es lento pero constante, porque cada escasos cientos de metros siguen la estrategia de levantar trincheras para asegurar sus posiciones. Los siguientes objetivos estratégicos rusos son las ciudades de Kupiansk (Járkov) y Chasiv Yar (Donetsk), dos municipios que por sus condiciones orográficas sirven de bastiones de defensa claves.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.